Reelección de Pablo Milad ¿En Serio?

462 0

Hace poco más de 5 meses publicamos el post “El Fiasco de Milad en la ANFP”, donde hicimos un resumen de los casi dos años de gestión de Pablo Milad en la cabeza del ente rector del fútbol nacional. Dicho repaso solo sirvió para comprobar que el periodo del ex dirigente de Curicó Unido e intendente de Sebastián Piñera por la Región del Maule ha sido un auténtico despropósito. A continuación, algunas de las perlitas (?) contenidas en dicha publicación:

  • Horrible gestión del campeonato durante la pandemia, con decisiones abiertamente arbitrarias en favor de algunos clubes.
  • Una selección nacional de mal en peor, no solo ha nivel futbolístico sino que también comercialmente.
  • Polémicas en las definiciones de ascensos y descensos, con escritoriazos de por medio.
  • Javier Castrilli y la rebelión arbitral que quedó en nada, a pesar de las evidencias.
  • Una ANFP prácticamente quebrada, con un déficit de 2.000 millones en el mejor escenario (!).

Ahora, el 08 de noviembre se realizarán las elecciones en la ANFP, donde el actual presidente del organismo ya anunció que va por la reelección y con bastantes chances de ganar. Ante esta situación, en ÚLTIMOGOL.CL nos preguntamos ¿En serio?. Pasemos a analizar.

Situación Actual

Si bien desde mayo de este año no ha pasado demasiado tiempo, para el fútbol chileno parece una eternidad. De un momento a esta parte todos los aspectos relacionados a nuestro alicaído fútbol parecen ir en caída libre, sin visualizarse el momento en que se estrellará contra el suelo. Sumados a los elementos destacados en la sección anterior (y en el post referenciado), tenemos lo siguiente:

  • El show patético con Carlezzo para tratar de ir al Mundial por secretaria (abogado que de pasada ha cobrado millones).
  • Desde la llegada de Berizzo la selección nacional ha ganado la friolera cantidad de 0 partidos, de un total de 5 amistosos jugados.
  • Selecciones menores (y fútbol joven en general) en la pasta.
  • Representantes metidos hasta el tuétano de la selección y los clubes y casas de apuestas descontroladas financiando al fútbol chileno.
  • Incontables partidos suspendidos o con problemas de calendarización.
  • Equipos sin estadio donde jugar (!).
  • Hechos de violencia cada vez más comunes al interior de los recintos.
  • Entre otros…

Últimas Semanas del Fútbol Chileno

Con la temporada próxima a terminar, solo faltando por disputarse la liguilla de ascenso y la final de la Copa Chile, vale la penar recordar algunos hechos que no pasaron hace demasiado tiempo y que son de extrema gravedad.

El fin de semana del 15 y 16 de octubre fuimos testigos de uno de los espectáculos más patéticos en lo que se refiere a la programación de los partidos. Dicho fin de semana la fecha del torneo local de primera división fue suspendida para que se disputaran las semifinales de la Copa Chile 2022, junto con aprovechar de jugarse el partido pendiente entre Deportes Antofagasta y Palestino que debió realizarse el fin de semana anterior, pero que por problemas de gestión entre el cuadro Puma y la Municipalidad de Antofagasta no pudo realizarse. ¿Cómo terminó todo?

  • Palestino, los equipos de TNT Sports y los árbitros quedándose fuera del estadio (!) porque la Municipalidad no abrió el recinto, incumpliendo un supuesto acuerdo con la ANFP, que posteriormente desconocieron. Incluso mencionan recibir presiones y amenazas (!!) por parte del organismo para permitir que se disputara el encuentro. A la fecha de publicación de este post, se le dieron los puntos a Palestino por secretaría.
  • Estadio Seguro no permitió el partido entre Universidad de Chile y Unión Española por la semifinal de ida de la Copa Chile, porque la solicitud fue realizada muy encima (!), en un partido que estaba programado hace días (!!) solo a la espera de quien sería el rival de los hispanos (Azules o Cruzados).
  • Finalmente, la fecha fue suspendida solo para que pudiera disputarse un Magallanes vs Huachipato, con el respeto (?) que merecen ambos equipos.
  • Y ahora, con el campeonato terminado, estamos a la espera aún si el partido deberá realizarse o los puntos serán dados al con junto árabe. Cabe mencionar que lo anterior tiene impacto directo tanto en el descenso como en la clasificación a la Copa Sudamericana.

Lo anterior es solo la guinda de la torta para unas semanas muy complejas para toda la actividad. Hechos de violencia al interior y alrededores de los recintos, siendo lo sucedido en el clásico universitario disputado en Valparaíso el peor ejemplo de ello, con un partido suspendido antes de los 10 minutos y un jugador hospitalizado. A eso hay que sumarle las cuestionables actuaciones de Estadio Seguro y las respectivas Delegaciones Presidenciales, quienes aparecen hasta en la sopa en algunos casos y desaparecen de otros, junto con arbitrariedades en las decisiones sobre que partidos se permiten, cuales reciben público, entre otros, que hacen imposible saber si las fechas podían disputarse de acuerdo a lo programado, dejando en vilo a futbolistas e hinchas.

¿Cómo llegamos a esto?

Es complejo establecer un punto de partida, pero todos de alguna u otra forma hemos notado que el fútbol chileno se está pudriendo desde hace un tiempo atrás. Intentos de intervención estatal como la “ley de sociedades anónimas deportivas” o la “ley contra la violencia en los estadios” no han dado los resultados prometidos, y para peor, han agregado nuevos problemas a la ecuación.

Ahora, la mayoría de los clubes chilenos está en manos de especuladores a los que poco les importa la actividad, siendo el caso más resonante el de la Universidad de Chile. ¿Cómo es posible que se desconozcan los dueños del segundo club en importancia del país? Esto es de especial relevancia, considerando que todas las decisiones relacionadas al fútbol chileno pasan por el famoso Consejo de Presidentes de la ANFP, el cual ahora se encuentra coaptado por especuladores desarraigados de la cultura y lo que representan los clubes.

Si a eso le sumamos que el fútbol cada vez es políticamente menos explotable, convirtiéndose más en una piedra en el zapato para la administración de turno que una plataforma de popularidad como anteriormente lo era, las posibilidades que este enmende el rumbo son cada vez más remotas.

A diferencia de lo que ocurría años atrás, donde políticos corrían a sacarse la foto con camisetas de los diferentes equipos, e incluso Sebastián Piñera ingresaba a Blanco y Negro para aumentar su popularidad, actualmente el fútbol es un cacho para las autoridades. Especialmente con el nuevo Gobierno, quienes muchas veces optan por la solución más sencilla como lo es suspender o modificar aforos, para evitar enfrentar el problema de fondo.

¿Deberemos acostumbrarnos los hinchas a partidos sin público, jugados en estadios lejos de las ciudades donde los equipos son locales, o con suspensiones a última hora?

Conclusión

Echarle la culpa de todo a Pablo Milad sería caer en lo simplista, y desconocer que el problema del fútbol chileno es mucho más profundo que el nombre de quien ocupe el sillón de Quilín. Una actividad cada vez menos atractiva, políticamente problemática y con dirigentes más preocupados de sus intereses particulares y de llenarse el bolsillo, muestra día a día señales de putrefacción de las que nadie parece querer hacerse cargo.

En ese sentido, creemos que es necesaria la intervención externa, puesto que no se visualiza que las soluciones puedan venir desde dentro, teniendo en consideración la estructura actual del fútbol chileno y quienes son los que toman las decisiones. Por ejemplo, un buen punto de partida podría ser la modificación a Ley de Sociedades Anónimas Deportivas que se discute actualmente en el Congreso, que permitiría algo más de transparencia en la gestión de los clubes. Según palabras de la Ministra del Deporte, la idea es introducir modificaciones para que la Federación se aparte de la Liga e introducir algunas regulaciones especiales para garantizar un buen desarrollo de los torneos y que no estén secuestrados por los clubes. Habrá que ver como termina eso.

Finalmente, mañana martes los actuales dueños de los clubes del fútbol profesional deberán votar por las listas encabezadas por Pablo Milad, Lorenzo Antillo y Fernando Aguad, corriendo el actual mandamás con ventaja a priori, lo que permite dar respuesta a la consulta inicial sobre la reelección de Pablo Milad. Dado lo mencionado en los párrafos anteriores, creemos que quien se siente en la cabecera de la ANFP es irrelevante, al menos mientras las estructuras organizacionales/legales que regulan la actividad no se vean modificadas. Por lo tanto, sí, su reelección al parecer va y es en serio.