UEFA Champions League 2021/2022 – La Final: Liverpool FC vs Real Madrid

2547 0

Los grandes equipos europeos sueñan con ella, pero solo dos tendrán el honor de disputarse la Copa de Europa en su edición 2021/2022. Los ojos del mundo mirarán al Estadio Saint-Denis de París, en Francia cuando este sábado 28 de mayo el Liverpool de Jürgen Klopp se mida ante el Real Madrid de “Carletto” Ancelotti. A partir de las tres de la tarde según la hora chilena, veremos si #La7 viaja a la tierra de Los Beatles o si la diosa Cibeles recibirá a #La14 y sus pormenores los pueden seguir, cómo no, en ÚltimoGol.cl

Esta será la tercera final entre ambos elencos, donde hay empate hasta el día de hoy: los “Reds” se alzaron con el trofeo en el año 1981, en el Parque de los Príncipes, en París (mmm, curioso…), mientras que el Real encarriló su tercera Champions seguida en 2018 en Kiev, con una actuación decisiva de Ramos lesionando a Salah Gareth Bale.

Cabe señalar que originalmente este partido se iba a jugar en el Allianz Arena de Múnich, pero la pandemia del Covid-19 modificó todo y las sedes se corrieron un año, por lo que este año correspondía al Estadio Krestovsky, de San Petersburgo… peeeeeero con la invasión de Rusia a Ucrania, una de las tantas medidas sancionatorias contra el país ruso fue erradicarlo a cagar del fútbol europeo y mundial, y por eso es París el destino de la gloria máxima continental.

Los réferis son franceses, el nacido en Oullins Clément Turpin será el encargado de impartir justicia en Saint-Denis, tendrá a Nicolas Danos y Cyril Gringore corriendo con los banderines, y a Benoît Bastien como cuarto árbitro. ¿Y en el VAR? Dos franceses y dos italianos: Jérôme Brisard, Willy Delajod, Massimiliano Irrati y Filippo Meli, respectivamente.

Los “Reds” tienen a su haber un palmarés notable en lo que a finales europeas se refiere: esta será su décima final de Copa de Europa, habiendo ganado las ediciones de 1977, 1978, 1981, 1984, 2005 y 2019, y perdiendo en 1985, 2007 y 2018, en la ya mencionada final de Kiev. Esta además, será la cuarta final europea del profesor Klopp tras sus derrotas con el Dortmund en 2013 y la de 2018, amén de haberse sacado la mufa en el Wanda Metropolitano un año después.

El derrotero del Liverpool en esta edición ha sido sólido y, a pesar de estar emparejado en el “Grupo de la Muerte”, esta suerte se revirtió en las fases posteriores, dejando un saldo de diez triunfos, un empate y solo una derrota: En el Grupo B obtuvieron puntaje perfecto tras medirse ante el Atlético de Madrid, el AC Milan y el Porto. En octavos de final vencieron de visita al Inter de Milán y si bien perdieron en Anfield, pasaron por el marcador global. En cuartos de final despacharon al Benfica con un marcador global de 6-4 y luego en las semifinales les tocó Villarreal, la Cenicienta de esta Champions, a quienes derrotaron en Anfield y en el Estadio de La Cerámica para tomar los pasajes rumbo a París.

En esta temporada, los Reds han basado su poderío en su columna vertebral: Alisson Becker, Virgil Van Dijk, Thiago Alcántara y Mohamed Salah. A eso hay que sumarle los aportes de Andrew Robertson y Trent Alexander-Arnold en los laterales y el fichaje en el mercado invernal del colombiano Luis Díaz, quien le dio nuevos bríos al ataque del equipo de Klopp.

En la Premier supieron estar peleando palmo a palmo con el Manchester City pero debieron inclinarse ante los “cityzens” por apenas un punto. En las copas inglesas, supieron levantar tanto la FA Cup como la Carabao Cup, así que esperar coronar una muy buena temporada como una grandiosa en tierras parisinas.

El verdadero #PerroGrande de Europa entrará a un día más en la oficina llegando a su final número 17 de la Copa de Europa, donde tienen 13 conquistas (1956, 1957, 1958, 1959, 1960, 1966, 1998, 2000, 2002, 2014, 2016, 2017 y 2018) y apenas tres derrotas (1962, 1964 y 1981). “Carletto” jugará su quinta final de Champions como entrenador, habiendo ganado en 2003 y 2007 pero perdido aquella icónica final de 2005, todas con el Milan. Y con “La Décima” obtenida por el club blanco en 2014, cortando una sequía de doce años.

La travesía del Madrid por esta Champions ha sido a la inversa que sus rivales: una zona cómoda con el Shakhtar Donetsk, el Inter de Milán y el Sheriff de Moldovia los hizo primeros de grupo, ¿pero quién le quitará al Sheriff esa victoria por 1-2 en el Bernabéu? Exacto. Nadie. El nivel de dificultad subió en los cruces de ida y vuelta, ya que con goles insólitos y el aura que rodea el Santiago Bernabéu, los blancos fueron capaces de tirarle la camiseta encima al París Saint Germain en octavos de final, al Chelsea en cuartos de final y al Manchester City en semifinales. Para demostrar fehacientemente que la jerarquía de un club es algo que no se puede comprar.

Un Barcelona en ruinas, un Atlético desgastado teniendo que defender el título liguero, un Sevilla que no da el salto de calidad que requiere y un Betis que con sus armas, logró la Copa del Rey. A pesar de esos rivales, el Merengue hizo los deberes como corresponde y se alzó con La Liga número 35 de su enorme historia con cuatro fechas de anticipación, con la solidez de Thibaut Courtois, los incombustibles Luka Modrić y Toni Kroos más el despegue final de Vinícius Jr. como los estandartes de esta campaña, culminando en su buque insignia: Karim Benzema. En el “Gato” se ha explicado el porqué el Madrid juega una nueva final de Europa, siendo además de su liderazgo como capitán, capital frente al arco contrario: 15 goles lleva el francés en esta edición de la Champions. Una locura.

El único lunar en medio de esta temporada se dio en los despachos: tras años de presiones mediáticas y meses de negociaciones, en un giro inesperado el francés Kylian Mbappé decidió renovar con el PSG por tres años más, dejando al club blanco y a sus medios afines en estado de shock ad portas de una nueva final europea. ¿Sería #La14 un mensaje teledirigido para “Donatello”?

La noche parisina espera a un campeón. Dos equipos de jerarquía engalanan esta final europea. ¡Esto es la Champions!