[Cambio de Frente] El fiasco de Milad en la ANFP

645 0

A fines del mes de julio se cumplirán dos años desde que Pablo Milad asumió como el mandamás del fútbol chileno, en una elección de emergencia tras la renuncia de Sebastián Moreno al cargo, personaje ante quien había perdido en la elección anterior. Dicha acción gatilló que raudamente aprovechara la oportunidad de hacerse con la presidencia de la ANFP. Cabe mencionar que anteriormente se desempeñó como Intendente de la Región del Maule en el segundo gobierno de Sebastián Piñera, por lo que la nefastez se veía venir (?).

Desde ese momento a la fecha, la gestión de Milad ha estado empañada por una serie de desaciertos (siendo generosos), cayendo cada vez en un foso más bajo, lo cual fue coronado con el reciente Consejo de Presidentes donde se evidenció que el fútbol chileno está hasta las masas.

En dicha instancia se acreditó un déficit en las arcas de la asociación de 2.000 millones en un escenario optimista (!!!) y 4.000 millones en el peor de los mundos. ¿Qué pasó con los ingresos de la época dorada de la Roja y la venta del CDF? Vaya a saber uno, el problema radica en que no hay un puto peso viejito ante lo cual salieron algunas ideas para ahorrar dinero, las que van desde lo poco afortunadas a lo derechamente absurdo. A continuación algunas de las ideas planteadas:

  • Jugar solo algunos partidos con VAR mediante sorteo (!), dado el costo que implica su utilización en todos los partidos.
  • No pagar premios y que estos sean honoríficos (!), argumentando que el déficit en buena parte se explica por los exorbitantes montos pagados por este concepto.
  • Contratar a medio tiempo a Gustavo Quinteros como DT de la selección (!), ya que Eduardo Coudet rechazó la oferta por encontrarla insuficiente.

Esto es solo un reflejo más de lo impresentable que ha sido la gestión de Pablo Milad al mando del fútbol chileno, siendo por ahora la única carta salvadora clasificar a Catar 2022 por secretaría (!), lo que inyectaría recursos frescos a nuestro fútbol, ingresos que seguramente serían desperdiciados.

Finalmente, con el objetivo de hacer memoria sobre sus casi 22 meses al mando, acá les dejamos un breve repaso de las perlitas (?) que ha dejado el curicano en su paso por el sillón de Quilín desde julio de 2020 a la fecha:

  • Gestión de la Pandemia en el Campeonato Nacional

Ya parece lejana aquella época de estadios sin público, PCR constantes y casos de covid positivos en jugadores, pero en un inicio todo fue un despelote. Uno de los puntos altos (?) de aquella época fue el recordado partido suspendido entre Colo-Colo y Deportes Antofagasta, donde los Albos no se presentaron a jugar y dejaron a su rival a las afueras del Monumental con el portón cerrado con candado (!) al argumentar presentar casos positivos en su delegación tras un viaje a Brasil por Copa Libertadores. Posteriormente un festival de acusaciones cruzadas entre la ANFP y la SEREMI de Salud terminó por reprogramar el partido, sin ninguna explicación razonable ante lo sucedido.

Después de aquel antecedente se vivieron una serie de reprogramaciones antojadizas e incumplimientos de protocolos sanitarios sin mayores castigos, aunque el momento más delicado se vivió con la suplantación (!!!) de Alexis Martín Arias, en ese entonces guardameta de Unión La Calera, en un control por covid. Si bien se comprobó aquella situación mediante un sumario sanitario, deportivamente no existió castigo alguno para el jugador o el club ante una falta de dicha gravedad, dejando la credibilidad de la ANFP en un punto de difícil retorno.

  • Selección Nacional

Desde el momento en que Pablo Milad puso un pie en Quilín dejó en claro que Reinaldo Rueda no era de su gusto. Si bien mucho gente estaba de acuerdo con esa postura ante la carencia de resultados y la involución en el juego de la Roja, uno esperaría que tuviese un plan alternativo ante el más que seguro alejamiento del colombiano de la Roja. Finalmente ese momento llegó luego del descalabro en Venezuela, donde perdimos por primera vez en nuestra historia, dejando en manifiesto lo que sería la tendencia de la actual dirigencia de la ANFP como estrategia de gestión: La improvisación.

Sin recursos, y transmitiendo una poco seria imagen a los candidatos a la banca nacional, después de los desaires públicos que realizó a Triple R, la elección del nuevo entrenador se volvió un martirio. Finalmente, un venido a menos Martín Lasarte fue el elegido para conducir a la selección a una más que segura eliminación de Catar 2022, la cual finalmente terminó ocurriendo de forma lamentable. Ahora la pregunta que queda es, ¿Quién se atreverá a tomar el mando de la selección chilena con una directiva de esta calaña y más encima sin plata?

Y si los problemas futbolísticos y en la banca de la selección no fueron suficientes, a eso hay que agregar las dificultades en la gestión de los contratos asociados a la Roja, siendo esta la principal fuente de ingresos de la asociación. Lo anterior quedó en evidencia cuando debimos jugar con un parche (!) en el logo de Nike, empresa que posteriormente fue reemplazada por Adidas. Además de aquello, otros problemas menos publicitados como las dificultades en la licitación de los derechos televisivos, la que fue declarada desierta en una primera oportunidad.

  • Ascensos y Descensos

Si no bastara con arruinar la selección, también su gestión ha destacado por los escándalos a la hora de definir los ascensos y descensos cada año. El primero de ellos fue el caso de Lautaro de Buin, elenco que había ganado en cancha su presencia en la Primera B 2021, lo cual nunca llegó a suceder puesto que una serie de denuncias por irregularidades contractuales evitaron el ascenso del elenco de la zona sur de la capital, viéndose beneficiado Fernández Vial (!), elenco que debió partir el campeonato varias fechas más tarde una vez se resolvió la situación antes mencionada.

Sin embargo lo peor estaba por venir, puesto que en la temporada siguiente la situación se volvió a repetir y de peor manera. Por una parte, Deportes Melipilla fue sancionado con puntos por irregularidades en sus contratos (con amenazas de desafiliación incluso), salvando de caer a la B a Huachipato y Curicó Unido (elencos muy ligados a la dirigencia de la ANFP). Además, esto minó las esperanzas de un Deportes Copiapó que debía jugar la promoción ante los curicanos en diciembre de 2021, debiendo finalmente jugar ante los acereros a fines de enero (!), la cual se resolvió a favor del cuadro sureño con acusaciones de fraude arbitral (!), que abordaremos más adelante.

Además de lo anterior, aunque con un impacto mediático menor, San Marcos de Arica fue condenado al descenso a la Segunda División Profesional tras otro problema con la mala inscripción de un jugador, convirtiéndose Escritorio en un actor fundamental en cada término de torneo con Milad al mando.

  • Árbitros

Lo más sonado del último tiempo. En un intento de traer algo de orden al fútbol chileno se contrató al mediático Javier Castrilli al mando del arbitraje nacional, lo que terminó por desencadenar un escándalo de proporciones que aun no finaliza. Tras algunas cuestionables decisiones, el sindicato de árbitros decidió irse a paro ante lo cual el argentino no halló nada mejor que despedir a más de 10 referees, entre los que se encontraban notables (?) como Julio Bascuñán entre otros.

Sin embargo, a los pocos días después se filtró un audio donde se presumía que desde Santiago habían influido en el cobro de un penal vía VAR a favor de Huachipato en el partido de vuelta de la promoción ante Deportes Copiapó, lo que había sido adelantado por Guarello y otros periodistas, situación que obligó a Castrilli a renunciar mientras se reincorporaban los árbitros despedidos. Finalmente ese audio era falso (!!!!), por lo que Castrilli ahora tiene demandada a la ANFP acusando emisión de boletas de honorarios ideológicamente falsas entre otros chanchullos.

Cabe mencionar que, con o sin Castrilli, el arbitraje nacional está en un momento paupérrimo, cometiendo errores fechas tras fechas a pesar de la instauración del VAR en todos los partidos de la primera división.

  • Otras situaciones

Si bien repasamos los momentos álgidos (?) de la gestión de Milad, también han ocurrido algunas otras situaciones de menor envergadura que queremos destacar para que no queden en el olvido:

  • Fallida adquisición de terreno militar (!) para el nuevo Juan Pinto Durán, haciendo el ridículo en los medios.
  • Pérdida de localía de Coquimbo Unido en la semifinal de la Copa Sudamericana de 2020, debiendo jugar su partido en Paraguay (!!!), mostrando la nula injerencia de la ANFP en la Conmebol. Cabe mencionar que actualmente Milad es vicepresidente del organismo.
  • Pérdida de la sede de la final de la Copa Libertadores Femenina 2021, la que fue trasladada a Uruguay.
  • Constantes episodios de incidentes en los estadios.
  • Otras declaraciones cuestionables, como afirmar que “la falta de amor provoca el cáncer de mamas” o exigir como meta el cuarto lugar (!) a la Selección Femenina en los JJ.OO, que muestran su total falta de tino.