GENERACION DORADA PARTE 1

Una carrera en GIFs: La Generación Dorada (Parte 1)

1120 0

Que bonito es recordar (?). Vuelve esta sección con el objetivo de realizar un ejercicio de nostalgia, reconocimiento y, porque no, de autoflagelación, para revisar los momentos más significativos de la Generación Dorada del Fútbol Chileno, en su categoría masculina. Este repaso se realizará analizando diferentes periodos, los que irán desde sus albores por allá en el lejano 2005, hasta el reciente fiasco de la clasificatoria a Catar 2022, acumulando ya 12 largos años sin ir a una cita mundialista.

Esta primera parte consistirá en la conformación del grupo que trajo los primeros títulos a las vacías galerías nacionales, partiendo con los mundiales Sub-20 a los que clasificó José Sulantay (para que no se enoje), pasando por la etapa comandada por don Marcelo Alberto Bielsa Caldera #ElMejor, y cerrando con el paréntesis (?) que significó el paso del Bichi Borghi con el buzo de seleccionador nacional.

LA PREHISTORIA

Celebraciones PES5 (!)

Uno de los primeros antecedentes de la Generación Dorada lo encontramos en el año 2005, en el Sudamericano Sub 20 realizado en Colombia. En general pocos nombres recordables en aquella incursión en tierras cafetaleras, salvo uno que se transformó en uno de los pilares de la Roja. Hablamos de doooon Gonzalo Jara, quien hizo sus primeras apariciones con la selección por aquellos años.

Junto a “Jarita” aparecen otros nombres con importantes aportes a lo largo de los años en la selección, como lo fueron Matías Fernández, Carlos Carmona (quien repetiría en la siguiente sub-20), y José Pedro Fuenzalida.

Paveando desde tiempos inmemoriales

Nuestra participación en el Mundial de la categoría en el año 2005 es bastante promedio (?) en lo que a este tipo de certámenes se refiere. Pasamos de ronda, para posteriormente caer en octavos de final sin dar mucha pelea ante el local. A destacar la insólita situación que vivió la selección, luego de derrotar por 7 a 0 a Honduras caeríamos por el mismo marcador ante España (!) en la fase de grupos.

Dos años después tocó otro Sudamericano Sub 20, esta vez en Paraguay, lugar desde donde salieron la mayoría de insignes miembros de nuestra Generación Dorada. Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Mauricio Isla y Gary Medel brillaron con nombres propios en el país mediterráneo, donde la frase lanzada por Vidal quedó para la posteridad, como ejemplo del hambre de triunfos que tenía este grupo.

Ser terceros también es ser campeón (?)

En Canadá volvimos a soñar con hacer algo importante, como ya lo habíamos hecho en Japón en 1993 y en Australia el año 2000. Sin embargo, las esperanzas de jugar nuestra primera final en un Mundial se derrumbaron gracias a un horrible partido ante Argentina, donde un tal Wolfgang Stark se convirtió en el enemigo público N° 1 de los chilenos. Y si eso no hubiese sido poco, la policía montada (?) canadiense agarró a palos a los cabros, en un confuso incidente que afortunadamente no fue obstáculo a la consecución del tercer lugar del certamen.

Lo único destacable de la CA2007

En paralelo se disputaba la Copa América en Venezuela, a la que afortunadamente Vidal y Sánchez no quisieron ir, para privilegiar el Mundial. En el país caribeño se vivió uno de los tantos escándalos de la Roja, con el ya recordado “Puerto Ordazo”, el que puso punto final al segundo periodo de Nelson Acosta al mando de la selección. Lo anterior es relevante, porque dicho incidente más la grosera goleada ante Brasil, fueron los antecedentes previos al punto de inflexión que se vendría.

Cabe mencionar que en la Roja adulta ya se había hecho con el N°1 otro de los puntales de esta generación, el capitán Claudio Bravo, quien heredó el arco de la selección de Nelson Tapia tras la eliminación camino a Alemania 2006.

LA ERA BIELSA

Que pasa ahora Chile, siempre pasa algo!

En un impensado giro del destino, Harold Mayne-Nicholls contrató a Marcelo Bielsa como nuevo seleccionador nacional, quien rápidamente se hizo notar por su hermético estilo, excentricidades, y la forma en intentaba que nuestra selección jugara (atacar, ¿Qué es eso?). El rosarino venía de fracasar en Corea-Japón 2002, desperdiciando una gran generación argentina que había arrasado en las eliminatorias, aunque logró un consuelo con la medalla de oro en Atenas 2004.

Don Gary Alexis Medel Soto

Sus primeros partidos fueron una montaña rusa, no logrando transformar en resultados la propuesta ofensiva que plasmaba sobre el terreno de juego. Especialmente dolorosa fue esa derrota como locales ante Paraguay, que incluso significó los oles (!) del público, tras lo cual ocurrió una revolución. En la siguiente fecha doble una selección completamente renovada fue la que vimos, con varios jóvenes que nombramos anteriormente y que tuvieron su oportunidad en el Esperanzas de Toulon de 2008, donde perdieron la final con Italia. DOS LÍNEAS DE 4 Y PELOTAZOS AL NUEVE NO ES JUGAR. Esta jugada le valió críticas incluso de Arturo Vidal (!!!), quien no fue considerado por Marcelo Bielsa al negarse a ir al torneo juvenil. Sin embargo, triunfos en Bolivia y Venezuela dieron la razón al entrenador, siendo el mes de junio de 2008 un antecedente importantísimo para este grupo.

GOL CONCHETUMARE

Llegamos a octubre de aquel año, donde se disputó el que muy probablemente sea el partido más emblemático de “Ñúbel Carajo” al mando de la Roja, siendo el evento que nos invitó a soñar con lo imposible. El partido que perdíamos siempre por fin decantó a nuestro favor, en una exhibición de fútbol pocas veces vista en nuestro país. El 1 a 0 ante Argentina no es reflejo de la superioridad que demostró nuestra selección sobre el terreno de juego, pero al fin de cuentas, fueron nuestros primeros 3 puntos (y hasta ahora únicos) ante nuestros vecinos. De ahí en adelante la selección consiguió triunfos históricos en Perú, Paraguay y Colombia, lo que nos catapultó a un inédito segundo lugar (!) de las clasificatorias a Sudáfrica 2010.

Finalmente, 12 largos años de espera acabaron en la ciudad de Nelspruit, donde debutamos ante Honduras en la Copa Mundial de Sudáfrica. En dicho lugar, al son de las vuvuzelas, conseguíamos nuestra primera victoria en una Copa del Mundo desde 1962 (!), fuera de casa desde 1950 (!!), y la primera en un continente diferente al nuestro (!!!). Jean André Emanuel Beausejour Coliqueo, otro de los nombres propios de la Generación Dorada, fue el encargado de anotar el único gol del encuentro mediante una poco ortodoxa definición. Posteriormente derrotamos a Suiza en un dramático duelo, para después caer ante España y Brasil, diciendo adiós en octavos de final (para variar).

Penita

Hay un dicho que dice “de lo bueno poco”. No comenzábamos a ilusionarnos con lo que podía hacer nuestro país en la Copa América de Argentina 2011, cuando un terremoto dirigencial azotó a la ANFP, llevándose consigo a Harold Mayne-Nicholls. Este hecho, junto con que Jorge Segovia asumiera el mando, provocó el alejamiento de Bielsa de la banca nacional, dejando a cientos/miles de viudas que aun lloran su partida y que cancelaron su contrato con CDF (?). Finalmente el español no pudo asumir (!), llegando a la presidencia del organismo don Sergio Jadue Jadue quien inmediatamente contrató a uno de los DT favoritos de la prensa nacional para asumir en la selección: Claudio Daniel Borghi.

LA ERA BORGHI

Al Bichi no le faltaban méritos para asumir en la selección. Tetracampeón en Colo-Colo y recientemente campeón con Argentinos Juniors (!), llegaba a Juan Pinto Durán tras un mal paso en la banca de Boca Juniors con el objetivo de hacer una buena Copa América y clasificar a Brasil 2014, aunque con el peso de cargar con la sombra de Marcelo Bielsa a sus espaldas. Si bien en Argentina se vieron algunos resultados interesantes, la derrota en cuartos de final ante V E N E Z U E L A fue un hecho imposible de soslayar, puesto que se perdía una gran oportunidad de pelear por el trofeo al estar eliminados el local y Brasil.

El Sepu y una imagen imborrable

Recién partía el camino a Brasil 2014 y la cosa se ponía fea (?). En la previa de la segunda jornada doble de las eliminatorias ocurrió el famoso Bautizazo, acto de indisciplina cometido por Carlos Carmona, Jean Beausejour, Gonzalo Jara, Arturo Vidal y Jorge Valdivia, quienes se fueron de copas (?) tras el bautizo de uno de los hijos de este último. Este hecho significó que fueran separados del plantel previo al partido ante Uruguay en Montevideo (donde nos comimos una boleta), y una lamentable conferencia de prensa de los involucrados, salvo Vidal que pidió disculpas y se fue a Europa. 10 partidos de suspensión (!) y una multa económica fue el castigo, excepto para Arturo.

No obstante, a pesar de lo que uno podría pensar al leer lo anterior las eliminatorias a Brasil partieron bien (!), consiguiendo triunfos en calidad de local ante Perú y Paraguay y de visita en Bolivia y Venezuela, lo que nos llevó a estar punteros de las eliminatorias (!) en la fecha 6. En ese tiempo el mundo se dividía en Borghistas y Antiborghistas (?), siendo este hecho un argumento importantísimo para los primeros, quienes sostenían que a pesar de todos los ripios que se veían dentro y fuera de la cancha, el DT argentino conseguía resultados.

Don Sinisa, Chile le agradece

Sin embargo, una golondrina no hace verano, y posterior a aquellos buenos resultados vinieron 3 derrotas consecutivas, las que de golpe nos devolvieron a la realidad. Un mes después de la caída por la mínima ante Argentina en Santiago, la selección se embarcó al viejo continente, donde un inocente (?) amistoso con Serbia marcaría un antes y un después no solo para Claudio Borghi al mando de la selección, sino que para todo el fútbol chileno. Una estrepitosa caída en aquel partido, coronada por una absurda expulsión de Arturo Vidal, decretaron el alejamiento del Bichi de la banca de la Roja, pavimentando el camino para la llegada de otro de los artífices de la Generación Dorada: Jorge Sampaoli.

Continuará…