Representantes en el Fútbol Chileno: Mundo Futuro, la agencia detrás de Coquimbo y Audax

6231 0

Es un secreto a voces que el fútbol chileno está plagado de conflictos de intereses, especialmente con los representantes, que de a poco han pasado de ser simples intermediarios a ser dueños de los clubes de Primera y Segunda División. Siempre se ha comentado lo anterior por la prensa especializada, aunque pocas veces se entregan antecedentes que acrediten esas espurias relaciones entre las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales, sus dueños y los representantes. Es por eso que en Centro de Estudios Futbolísticos ÚltimoGol (CEFUG) lanzamos una serie de post dedicados exclusivamente para desmenuzar cada uno de los planteles y ver quién es dueño de quiçen. Ya lo hicimos antes con el dueño de la selección chilena y ahora lo haremos a nivel de clubes, con el caso de Mundo Futuro Chile, agencia de Sergio y Pablo Morales y su relación casi obscena con Coquimbo Unido y Audax Italiano.

Los representantes y la FIFA

El tema de los representantes está en la palestra porque FIFA quiere meter manos en el asunto. Desde el año 2015 se desreguló la actividad, permitiendo el ingreso de un montón de personas en calidad de representantes, sin necesidad de obtener una licencia oficial de la FIFA ya que no se requiere de contratación de seguros y se puede obrar a través de familiares o abogados (!). Todo esto provocó una serie de consecuencias nefastas que generaron que los representantes adquirieran poder a través de comisiones cada vez más altas -en 2021 llegaron a 536,1 millones de euros, cuatro veces más de las ganancias obtenidas en 2015- y empezaran a inmiscuirse en el control de los clubes.

Famosos son los casos del Wolverhampton Wanderers y su relación con el representante portugués Jorge Mendes (el mismo de Cristiano Ronaldo), y Defensa y Justicia ligada al amo y señor del fútbol argentino, Cristián Bragarnik. A partir de los próximos años, se volverá a regular la actividad de los representantes e intermediarios con una serie de medidas que van desde la obtención de una licencia, la prohibición de ser parte de un club de fútbol y la más polémica y criticada, la determinación de topes para los porcentajes de comisión.

¿Y qué pasa en Chile?

En Chile: El caso de Mundo Futuro Chile y Sergio Morales

Una de las agencias de jugadores más importantes a nivel local es Mundo Futuro Chile. Fue fundada por Sergio Manuel Morales Durán y su hijo Pablo Esteban Morales Pérez, quienes tienen una serie de empresas asociadas a asesorías deportivas que responden al nombre Mundo Futuro. A nivel local representan a una cantidad importante de futbolistas, dentro de los cuales se destacan los seleccionados Diego Valdés y Jean Meneses. Según la página web de la empresa, Sergio Morales es el gerente general.

Ellos no solo integran lo que es Mundo Futuro Chile -o las empresas asociadas a ese nombre- sino que también tienen participación directa en clubes de fútbol. Es así que Sergio Morales forma parte de Coquimbo Unido. El control societario sobre Coquimbo Unido SADP lo ejerce a través de testaferros, específicamente a través de la sociedad Asesorías e Inversiones Villarreal Limitada. Dicha sociedad está compuesta por tres socias, dentro de las cuales está la hija de Sergio Morales, Nicole Constanza Morales Santa María. El director nombrado por esta sociedad que tiene el 22,19% de la SADP es precisamente Sergio Morales Durán. A su vez, el gerente general de Coquimbo es su hijo Pablo Morales Pérez. El conflicto de interés salta a la vista.

Coquimbo Unido

Quizá el caso más emblemático, y a la vez, más grosero que podemos encontrar en nuestro fútbol profesional. Como ya mencionamos, la sociedad anónima deportiva que administra al cuadro Pirata es controlada por la empresa de representantes Mundo Futuro Chile, de Sergio Morales, hecho que se nota abiertamente en la conformación del plantel para esta temporada 2022.

De un total de 39 jugadores que figuran como parte del plantel profesional de Coquimbo Unido (incluyendo a varios juveniles), más de la mitad (!) de ellos son representados por Mundo Futuro Chile. En total, son 22 futbolistas los que tienen como representante a Sergio Morales y compañía de forma pública, aunque no descartamos que el número de representados por el controlador de la institución pueda aumentar, teniendo en cuenta que existen 9 jugadores de los cuales no fue posible obtener información, y al ser varios de ellos juveniles, podrían estar ligados a Mundo Futuro Chile.

El restante 18% del plantel se distribuye entre varias agencias, entre ellas algunas emblemáticas como Twenty Two de Fernando Felicevich (Rodrigo Millar) y Unosports de Sergio Gioino (Bayron Saavedra), las que serán abordadas en futuras entregas de esta sección. Si quieren conocer el detalle de los jugadores que se encuentran bajo el alero de Mundo Futuro Chile, a continuación les dejamos el listado, donde podrán reconocer a varios jugadores con pasado reciente en Audax Italiano, en una interesante relación que analizaremos a continuación:

Audax Italiano

En el cuadro itálico se repite la presencia de Mundo Futuro Chile en el plantel, aunque en un número ligeramente inferior (aunque no deja de ser importante). De un total de 31 jugadores que conforman el plantel del elenco de La Florida, 14 de ellos son representados por la agencia de Sergio Morales, lo que constituye un 45% del equipo. Y al igual que en el caso del equipo de la cuarta región, ese número probablemente aumenta al considerar a aquellos jugadores (9) de los cuales no fue posible obtener información sobre su representante.

No obstante, aquí se visualiza un eventual contrapeso de otra agencia, ya que TwentyTwo representa a 4 jugadores del plantel, llevándose un 12,9% de la torta. Si bien su nivel de influencia, tanto por cantidad como por relevancia de los jugadores, es baja en comparación con Mundo Futuro Chile, nos puede entregar pistas sobre las diferencias en las administraciones de ambos planteles.

En comparación con Coquimbo Unido, en Audax Italiano no fue posible establecer si Sergio Morales a través de sus redes es en parte propietario del cuadro de colonia. Este último, de acuerdo con las revisiones realizadas por el CEFUG es controlado principalmente por las familias Cantergiani y Antillo, a través de diferentes sociedades, en una compleja red de socios y accionistas. En esa maraña (?) de empresas, no se encontró que Mundo Futuro Chile tuviese algún tipo de participación, por lo que el nivel de influencia que tiene sobre el plantel llama poderosamente la atención.

¿Qué tipo de relación comercial existe entre Audax Italiano y la empresa de representantes Mundo Futuro Chile? Y damos por hecho que esta relación existe, puesto que el constante intercambio de jugadores que ya lleva varias temporadas (Joe Abrigo, Cristóbal Marín, Fabián Carmona, entre otros), y que casi la mitad del plantel sea representado por una misma empresa dista mucho de ser una mera casualidad, y va mucho más allá de una simple “colaboración” como han indicado los involucrados a los medios nacionales cada vez que les consultan sobre este tema.

Alguien aquí está ganando plata (y harta), y muchas veces a costa de las instituciones que administran. Coquimbo Unido casi tocó el cielo el 2020 en la Copa Sudamericana, pero en aquella misma temporada descendió a Primera B, desde la cual volvió este año. Por su parte Audax también coqueteó con el descenso hace 2 años, aunque la temporada 2021 fue bastante buena, alcanzando un cupo a la Copa Libertadores (de la que fueron recientemente eliminados). Sin embargo, la cosa no parece pintar bien para el 2022, ya que presentan un plantel claramente inferior al del año pasado, motivo que alejó de la banca a Pablo Vitamina Sánchez, autor del campañón que los llevó a pasear por Sudamérica unas semanas.

Todo legal hasta aquí, pero…

Si bien hemos usado calificativos poco halagadores para esta situación (obsceno, grosero, entre otros), hasta el momento no se ha detectado ninguna ilegalidad, aunque como ya sabemos, lo legal muchas veces no va de la mano con lo ético. Dicha ambigüedad no pocas veces es aprovechada por personas sin escrúpulos para realizar negocios en el límite de la legalidad amparándose en esta indefinición. Que mejor ejemplo del Presidente de nuestro país hasta el 11 de marzo.

Volviendo a la pelota, el problema que subyace es el de un conocido concepto que reflota de vez en cuando, y cada vez de forma más seguida (no sólo en el fútbol si no que también en general en la economía): los conflictos de interés.  ¿Qué tanto conflicto de interés puede haber entre un representante de jugadores dueño de un club de fútbol profesional? Un montón.

Básicamente, desde un punto deportivo el objetivo del club siempre será ganar y ser mejor. A su vez, el interés del representante será que su representado tenga un mejor contrato, cuestión que es totalmente legitima. Pero, que sucede cuando la consecución de los objetivos del club están en manos de representantes, los que a su vez buscan el cumplimiento de sus objetivos particulares (y de pasada, el de sus representados).

La lógica indica que el representante querrá poner a sus jugadores para darle más visibilidad, situación que pone en una cierta ventaja deportiva a los jugadores que han firmado con su agencia, generándose un incentivo en favor del controlador del club. ¿Tienes otro representante? Entonces no juegas, es una amenaza que ya hemos visto, y que a todas luces, pone al jugador en una complicada posición, más aun en aquellos jóvenes que recién están haciendo sus armas en el fútbol profesional y lo que más necesitan es mostrarse. Lo anterior vulnera la libertad de trabajo y además genera una discriminación arbitraria de parte de los controladores del club.

Al final el club pasa a ser una agencia de empleo donde sólo juegan los del corral del representante, lo que explícitamente choca con poner o tener a los mejores jugadores en cancha que te permitan ser el mejor. En suma, el interés del club es afectado para favorecer al interés particular del representante y sus jugadores.

Lo más grave es lo visible que resulta todo. Ni siquiera intentan ocultar o tapar una situación poco ética. Porque uno podría entender (¿podría?) que Mundo Futuro tuviera 7-8 jugadores de su corral en Coquimbo Unido o Audax Italiano, pero más de la mitad del plantel levanta varios cuestionamientos ¿Cuál es el límite ético a esto? ¿Cómo se logra limitar que los representantes estén metidos hasta en la cocina de los clubes? Y para cerrar, una pregunta adicional, que siempre aparece ante administraciones cuestionables de los clubes ¿Qué pasa con los hinchas? ¿Solo deben quedarse mirando mientras un grupo de personas con el suficiente dinero hacen y deshacen con su club?