[Paladar UG] Héroes Inesperados en Finales

2386 0

Finalizada la Copa de Cartón por excelencia del fútbol chileno, aka “Supercopa”, que coronó a la Universidad Católica, lanzamos este atrasado (para variar) “Paladar UG”, que repasa a aquellos jugadores de los que nadie esperaba nada (?), o que no estaba en el libreto que fueran los encargados de dar un título a su respectivo club o selección.

Para ser parte de este selecto plantel se deben cumplir con las siguientes condiciones (1) Ser el autor del gol del título o haber tenido una destacada actuación durante una final; (2) No ser un jugador que destaque por anotar goles regularmente, ser un desconocido o derechamente un malo culiao (?). Entendiendo la subjetividad de este segundo criterio, es muy probable que algún jugador relevante se nos quede fuera, como también no estén de acuerdo con los propuestos, hechos que pueden comentar en ÚLTIMOGOL.CL.

PORTERO

Helmuth Duckadam: El “Héroe de Sevilla” será el encargado de cuidar el arco de este equipo. Guardameta rumano, que disputó toda su carrera en clubes locales, destacando principalmente en el UTA Arad y el Steaua Bucarest, saltó a la fama en este último elenco en la final de la Copa de Europa de 1986. En dicho duelo, disputado en el Estadio Sánchez Pizjuán de la ciudad andaluza, fue el encargado de dar el primer y único título a su equipo y país en el principal torneo que se disputa en el viejo continente. El hombre tapó absolutamente todo en el tiempo regular, y posteriormente los 4 lanzamientos penales lanzados por el Barcelona FC, tiñendo su actuación de tintes legendarios.

DEFENSAS

Juliano Belletti: El puesto de lateral derecho estará cubierto por el brasileño con pasos por el Villarreal, Barcelona y Chelsea en Europa, más varios elencos de su país. Con un papel secundario en el elenco catalán, tuvo su minuto de gloria en la UEFA Champions League de 2006, donde entró desde el banco para desatascar la finalísima ante el Arsenal de Henry y compañía. Luego de iniciar perdiendo, los dirigidos por Frank Rijkaard dieron vuelta el partido gracias a un gol de Samuel Eto’o y al famoso gol del lateral carioca, quien desbordó por su banda y remató entre las piernas del golero Manuel Almunía cuando quedaban menos de 10 minutos de partidos. Ni él se la creía.

Basile Boli: No los culpamos si no ubican a este defensor francés, nacido en Costa de Marfil. Su carrera la desarrolló principalmente en el país galo, con breves pasos por Escocia y Japón (!), sin embargo su mejor momento lo vivió en el Olympique de Marsella donde se convirtió en héroe, siendo el autor del único tanto de la final de la UEFA Champions League 1993. Aquel gol, cuando finalizaba el primer tiempo ante el todopoderoso AC Milan de Fabio Capello le dio el único título de Champions a un elenco francés, cosa que ni los chillones de petrodólares del PSG han logrado igualar.

José Luis Brown: El “Tata”, fallecido en 2019, fue parte de la Argentina campeona de México 1986. El defensor, histórico jugador de Estudiantes de la Plata, anotó solo un tanto en su carrera para su selección, siendo este en la mismísima final de aquel torneo ante Alemania, inaugurando el marcador que finalmente acabó a favor de los transandinos 3 a 2. Además de su tanto, es recordado por disputar buena parte de dicho encuentro con el hombro dislocado (!), agujereando su camiseta para acomodar su brazo mientras se negaba a salir. Sinónimo de valentía, que lo hace merecedor de un puesto en este equipo. Como dato rosa (?), disputó el Mundial como jugador libre (!), ya que Deportivo Español rescindió su contrato poco antes de que iniciase el campeonato.

Leonardo Silva: En una Copa Libertadores 2013, donde la figura excluyente era un tal Ronaldo de Assis Moreira, este desconocido defensor fue el encargado de dar su primera y única Copa Libertadores al Atlético Mineiro. Luego de caer en el partido de ida por 2 a 0 ante Olimpia en Paraguay, el partido de vuelta se les complicaba de sobremanera, al llevar solo un tanto a su favor hasta el minuto 86′. Fue en ese momento cuando Silva apareció y mediante un cabezazo llevó el partido hasta los lanzamientos de penales, donde convirtió el último  penal, tanto que a la postre les dio el título, ya que el elenco guaraní desperdició el último intento.

Fabio Grosso: Otro jugador que no era muy conocido hasta su participación en Alemania 2006, donde se convirtió en el amuleto de los tanos para conseguir su cuarta Copa del Mundo. El lateral del Palermo fue clave durante el certamen, participando de los momentos más emblemáticos de la Azurra en su camino a #La4: Le hicieron el discutible penal sobre el final del partido de octavos ante Australia, marcó el primer tanto del alargue en la semifinal ante Alemania, y como no podía ser de otro modo, fue el encargado del último penal en la final ante Francia. Jamás olvidará aquel mes de hace 15 años atrás.

VOLANTES

Francisco Silva: El jugador número 12 de la generación dorada. El Gato siempre estuvo para cubrir a quien faltara, tanto en el mediocampo como en la defensa, y nunca falló. Destacando principalmente en Universidad Católica, con pasos por España, Bélgica, México y Argentina, el quillotano fue el improbable jugador que debió lanzar el último penal de la serie en la Copa América Centenario, disputada en Estados Unidos el año 2016. Para el recuerdo siempre quedará su imperturbable mirada previo al lanzamiento, donde estuvo a la altura como siempre, y le dio a esta larga y angosta faja de tierra el bicampeonato de América. Muchas gracias Gato.

Mario Gotze: El buen Mario tuvo grandes inicios en el Borussia Dortmund, para luego ir apagándose lentamente hasta encontrarse actualmente en el PSV Eindhoven (!). Sin embargo, el año 2014 era su primera temporada en el Bayern Munich, donde formó parte del plantel alemán que se convirtió en tetracampeón del Mundo, teniendo una participación estelar. Si bien no era titular en el elenco dirigido por Joachim Low, en la final ante Argentina le tocó ingresar en el minuto 88′ cuando el partido se encontraba igualado sin tantos, situación que “Super Mario” se encargó de remediar en el tiempo extra con un golazo, el que a la postre fue suficiente para el título germano.

Luis Pérez: Estando a préstamo de la Universidad Católica, y siendo un actor de reparto durante la histórica campaña de Colo-Colo en la Copa Libertadores de América de 1991, en el momento decisivo le tocó asumir un papel estelar y vaya que no desentonó. Ante las lesiones de jugadores claves como Ricardo Dabrowski y la expulsión de Rubén Martínez en la final de ida en Paraguay ante Olimpia, Mirko Jozic le entregó la camiseta de titular en el partido de vuelta, duelo en el que anotó dos tantos antes de los 20 minutos encarrilando la obtención de la primera y única Copa Libertadores de un elenco nacional. Lo anterior le fue suficiente para entrar por la puerta grande de la historia del Popular y del fútbol chileno. Si bien durante aquel duelo jugó de delantero, también se desempeñaba como volante, motivo por el cual fue incorporado en dicha zona del campo, ante la falta de efectivos.

DELANTEROS

Eder: Ederzito António Macedo Lopes probablemente siempre soñó con un momento con el que le tocó vivir, como cualquier fanático del fútbol. El resistido delantero, de limitadas capacidades futbolísticas, y que ha desarrollado parte importante de su carrera en el fútbol ruso, fue el encargado de otorgar el único título a Portugal en la Eurocopa 2016 ante Francia, que ejercía de local. Luego de un intenso duelo, con el combativo equipo de Fernando Santos resistiendo los embates franceses, y con su figura Cristiano Ronaldo lesionado (!), el crack de la camiseta 9 se echó el equipo al hombro y con un gran remate desde fuera del área anotó el único gol del encuentro en el minuto 109(!) del alargue. Con lo anterior podrá robar el resto de su vida.

Breno Lopes: ¿Y este quién es? El señor Breno es el más reciente integrante de este equipo, ya que fue el encargado de dar a Palmeiras su segundo título continental en la aburrida final ante Santos disputada hace poco más de un mes atrás. El delantero, que ni siquiera tiene página de wikipedia (!), llegó en noviembre al Verdao para ocupar un lugar en el banco de suplentes, desde donde salió al campo en 16 ocasiones y solo había anotado un gol, hasta el partido disputado en el Maracaná. En dicho encuentro, cuando todo hacía presagiar que nos iban a torturar con 30 minutos más de bodrio, metió un cabezazo formidable para desatar la algarabía de buena parte de la ciudad de Sao Paulo. Así se entra en la historia.

BANCA

Jerzy Dudek: El polaco de pasos por el Feyenoord, Liverpool y Real Madrid, además de un ignoto equipo de su país que a nadie le importa, tuvo el punto cúlmine de su carrera en la ciudad de los Beatles, en la recordada final de la UEFA Champions League de 2005 disputada en Estambul. Luego de un vibrante empate 3 a 3, el guardameta le tapó un mano a mano increíble a Andriy Shevchenko (con harta suerte, hay que decirlo), para después lucirse en la tanda de penales. En dicha instancia, con sus impredecibles movimientos, desconcertó a los lanzadores rivales logrando tapar dos remates, siendo clave en el triunfo de los Reds, en la que es probablemente la mejor final de la historia.

Joop Van Daele: Ignoto jugador, que solo destacó por dos cosas en su carrera. La primera es usar lentes (?), siendo un precursor en la materia, y lo segundo fue por darle al Feyenoord la Copa Intercontinental de 1970, siendo la única que posee el elenco neerlandés en su palmarés. El defensa, quien desde niñez sufrió de una miopía que lo obligaba a ocupar anteojos para pegarle a la pelota (!) estuvo a punto de dejar el fútbol por falta de oportunidades, sin embargo, la vida le tenía preparada una sorpresa de aquellas anotando el gol de la victoria en el partido de vuelta de la definición ante Estudiantes de la Plata luego del empate en Sudamérica.

Andreas Brehme: El gran lateral alemán, que supo campeonar en Alemania e Italia con el Bayern Munich y el Inter de Milán respectivamente, fue el encargado de amargar a Diego Maradona y compañía en la Copa del Mundo de Italia 1990, tomándose revancha de lo sucedido 4 años atrás. En un igualado partido, el marcador de punta izquierdo fue el encargado de desnivelar el encuentro a favor de la Mannschaft a cinco minutos del final, mediante un discutido penal que allende los Andes reclaman hasta el día de hoy. A la FIFA (?).

Miguel Aceval: “Si convierte Aceval, si convierte Aceval, si convierte Aceval…”, y lo demás es historia conocida. El Búfalo, de dilatada carrera en suelos nacionales y con un breve paso por Canadá, fue el encargado de devolver al Cacique a la senda de los títulos luego de años de ostracismo. De la mano del Bichi Borghi, y en un equipo plagado de estrellas como Claudio Bravo, Matías Fernández, Humberto Suazo y Jorge Valdivia, fue “Cabeza de Tele” quien asumió la responsabilidad de lanzar el último penal en la definición ante la Universidad de Chile, desatando la celebración alba en aquella fría noche de inicios de julio del año 2006.

Alan Kennedy: Otro lateral izquierdo al listado. El jugador inglés, otro emblemático de la ciudad de Liverpool, no definió solo una Copa de Europa, sino que dos (!). Corría el año 1981 cuando el cuadro favorito de los niños de UG conseguía su tercer título del certamen, al derrotar por la mínima al Real Madrid gracias al tanto del buen Alan cuando quedaban menos de 10 minutos de encuentro, mientras que 4 años más tarde volvía a hacer de las suyas. Esta vez fue en la tanda de penales ante la Roma, donde marcó el cuarto y definitorio tanto de la serie, otorgando el cuarto trofeo de la principal competición europea para su escuadra.

Ole Gunnar Solskjaer: El asesino con cara de niño entra a este listado luego de ser protagonista de unas de las finales más infartantes de la historia del fútbol. El actual entrenador del Manchester United, lugar donde realizó la mayor parte de su carrera, puso el último gol de la heroica remontada de su equipo ante el Bayern Munich en la final disputada el año 1999 en el Nou Camp. Luego de 85 minutos (!) bajo el marcador, Teddy Sheringham (quien perfectamente pudo estar aquí) anotó el empate cuando corría un minuto del agregado, mientras que Ole marcó el gol del triunfo 2 minutos después.