Cambiando entrenadores porque sí ¿Nueva tendencia?

1326 0

Estamos ad portas de un nuevo torneo nacional, el de Primera División 2021 y como previa al inicio mañana a las 11:00 entre Curicó Unido y Deportes Melipilla, analizamos numéricamente una de las situaciones más llamativas que nos dejó el Campeonato Nacional 2020 y los 16 equipos que integraron la máxima categoría del fútbol nacional. En esta edición de Cambio de Frente nos referimos a los múltiples cambios de entrenadores en la banca durante este torneo 2020 y nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Continuará esta tendencia este 2021 o sólo fue algo derivado del Covid-19? Pasen a comentarlo acá a Ultimogol.cl.

Dentro de lo convulso que fue este particular y extenso Campeonato Nacional del año 2020 una de las estadísticas que más nos llamaron la atención tuvieron que ver con los directores técnicos. Apenas 4 clubes mantuvieron a sus entrenadores desde febrero a febrero: El campeón Universidad Católica con Ariel Holan, el escolta Unión La Calera con Juan Pablo Vojvoda, el sólido y batallador Cobresal de Gustavo Huerta y el recién ascendido Santiago Wanderers que Miguel Ramírez. Lo curioso es que de los nombrados, apenas Gustavo Huerta se mantendrá en su puesto (Dato: Tras la destitución de Basay en Palestino, Huerta se transformó en el DT que más tiempo lleva en un club de Primera) para este 2021.

Los otros 12 equipos tuvieron cambios de entrenadores y en algunos paso más de uno durante el campeonato. Para ser más precisos, de los restantes 11 clubes, 3 tuvieron a 3 entrenadores. Colo Colo tuvo a Mario Salas, Gualberto Jara y Gustavo Quinteros mientras que Deportes Antofagasta tuvo a Azconzabal, Almandoz y Tapia. Audax Italiano tuvo a Paqui Meneghini, 3 fechas al interino Calderón para cerrar con Vitamina Sánchez. Lo interesante es que en el caso del Cacique y Audax, los resultados fueron malos mientras que los pumas pudieron llegar a Copa Sudamericana a pesar del desfile en el banquillo. Los demás clubes (8 en total) cambiaron una vez al entrenador: Everton, Huachipato, Deportes Iquique, Palestino, Unión Española y la Universidad de Concepción tuvieron 2. Mientras que Universidad de Chile, Coquimbo Unido, Curicó Unido, La Serena y Ohiggins tuvieron 2 entrenadores y un lapso de hasta dos fechas con entrenadores interinos (si usted es mas estricto estarían en la primera categoría, pero para efectos prácticos consideramos que entrenador interino por más de dos fechas se mantiene como tal y no es un nuevo DT).

En total, hubo 20 cambio de entrenadores el torneo pasado. Inmediatamente nos surgió la pregunta: ¿Se trata de una nueva tendencia o se trata de una anormalidad derivada del Covid-19?

Ante estos guarismos, fuimos al archivo(?) y revisamos lo ocurrido en los últimos tres torneos largos, para ver si se trata de una tendencia o de algo excepcional. Analizamos el Campeonato Nacional 2019, el Campeonato Nacional 2018 y otro que tuvo particularidades similares: El Campeonato Nacional 2010 que a raíz del terremoto -donde también se suspendieron partidos durante un período- terminó siendo también torneo de todos contra todos en dos ruedas.  ¿Pasó lo mismo en estos torneos largos?

En el Campeonato Nacional 2019, la movilidad de técnicos fue escasa en relación a lo ocurrido en este 2020. Sólo 8 clubes modificaron al encargado de determinar la táctica de sus planteles. Apenas un equipo cambió a dos veces de entrenador, y si, adivinaron, nos referimos a la horrible Universidad de Chile de aquel año con Frank Kudelka, Alfredo Arias y Hernán Caputto en el banquillo en sólo 10 meses.Los otros 7  cambios de un entrenador fueron Deportes Antofagasta (mas un interino por una fecha), Everton, Huachipato, Deportes Iquique, Unión Española, Curicó Unido y Unión La Calera. Los restantes 6 equipos no tuvieron modificaciones.

Durante el Campeonato Nacional 2018 si hubo bastante movimiento en los banquillos. De los 16 clubes de Primera, 5 de ellos tuvieron a 3 entrenadores: Deportes Iquique, Universidad de Chile (que en total tuvo 4 con César Henriquez disputando un duelo), Palestino, San Luis y O’higgins. Mientras que sólo tuvieron a dos directores técnicos en el certamen Colo Colo (Salvatierra dirigió un match por lo que no cuenta para el registro), Unión La Calera, Unión Española, Deportes Temuco, Curicó Unido, Everton y Audax Italiano. Sólo el campeón Universidad Católica mantuvo a Beñat San José, los de la Región del Bío Bío, Huachipato y Universidad de Concepción con los noveles Nicolás Larcamón y Francisco Bozán y Deportes Antofagasta con Gerardo Ameli.

El añ0 2010 originalmente se iba a jugar con dos torneos, los clásicos Apertura y Clausura. Pero a raíz del Terremoto del 27 de febrero y la posterior suspensión  de múltiples partidos durante varias semanas, finalmente se terminó unificando en el Torneo del Bicentenario que coronaría a Universidad Católica como campeón. Al igual que en el año 2020, diez años antes los entrenadores fueron y vinieron.

Apenas 4 equipos mantuvieron a su director técnico en las bancas, Universidad de Chile con Gerardo Pelusso, Cobresal con Luis Musrri, La Serena con Victor Hugo Castañeda y Huachipato con Arturo Salah. Todos los otros elencos tuvieron al menos dos entrenadores. Unión Española, O’higgins, Colo Colo, Everton, Unión San Felipe, Universidad de Concepción, Santiago Wanderers e incluso la campeona Universidad Católica tuvieron 2 entrenadores. Palestino y Cobreloa también se suman a este grupo aunque tuvieron un par de fechas a interinos. Es decir, 10 equipos tuvieron un cambio de DT durante el certamen. Los otro cuatro clubes cambiaron 3 veces: Ñublense, San Luis, Santiago Morning y Audax Italiano (con 3 entrenadores y 1 interino).

En resumen, de los cuatro torneos largos analizados el resultado es el siguiente: El torneo que más modificaciones de técnicos tuvo fue el 2020 con 20 cambios, seguido muy de cerca con 18 intercambios en el Torneo del 2010. Más atrás aparecen el 2018 con una cifra importante, 16 cambios de entrenador, y con mucho menos el 2019 con 9 DTs reemplazados.

Por la relación que existe entre el año 2020 y el 2010, donde ambos torneos se vieron interrumpidos por eventos naturales excepcionales, pareciera ser que la volatilidad de los entrenadores en las bancas nacionales es mucho mayor que en torneos anuales normales. Lo anterior tampoco lo podemos confirmar tan categóricamente porque el 2018, año normal, también tuvo una alta tasa de recambio de mandamases.

No podemos olvidar que uno de los principales argumentos para defender los torneos largos es precisamente propender a dar cierta estabilidad y tiempo de trabajo a los cuerpos técnicos que, sin tanta presión por lo reducido de los torneos cortos, tienen más margen de mejora. ¿Realmente se privilegia el trabajo a largo plazo en los torneos anuales?

Para finalizar, debemos hacer el paralelo con los torneos cortos. ¿Pasaba realmente lo mismo o existía mayor estabilidad laboral para los entrenadores? En una somera revisión de los últimos cuatro torneos cortos, la tendencia es baja y no es siquiera comparable con lo ocurrido en el último año.

Así, durante el año 2017 con el Torneo de Transición y el Clausura hubo un total de 6 cambios de mando. En el Transición, sólo dos equipos cambiaron entrenadores: O’higgins de Rancagua y Deportes Iquique, ambos tuvieron 2 entrenadores. Mientras que en el Clausura la cifra fue un poco mayor con 4 cambios de DT. Deportes Temuco, Palestino (con 1 interino), Cobresal y Santiago Wanderers tuvieron a 2 entrenadores. A su vez, el 2016 con el Apertura y el Clausura sólo tuvo 7 modificaciones en total. En el Apertura cuatro equipos reemplazaron a sus DTs, Audax Italiano, Everton, Universidad de Chile y Universidad de Concepción, mientras que en el Clausura tres clubes vieron modificaciones en los banquillos: San Marcos de Arica, Unión La Calera y Unión Española.

¿A qué se debe esta inestabilidad laboral de los entrenadores? ¿Sólo fue por COVID-19 y lo apretado del calendario? ¿Hay algún otro factor que influya en la alta cantidad de técnicos que pasan por los banquillos de los clubes? ¿Se ha dinamizado mucho en los últimos años el mercado laboral de los entrenadores? ¿Son realmente beneficiosos los torneos largos para los entrenadores o al final son mejor los torneos cortos?