Campeonato Nacional 2020 – Todos a la B, edición fin de año

896 0

Junto al cierre del 2020, llega la más reciente actualización de la temida tabla del descenso. Como en los artículos anteriores, es el señor Nilton_Nillas el encargado de recopilar la data (?) de los equipos que están mirando de reojo y no tan de reojo el descenso a segunda división. Y luego de haberse jugado un puñado de partidos atrasados, llega la hora de ver como comienzan los equipos en este 2021, sobre todo los más necesitados de puntaje. En el caso de que quieran revisar post original, pueden verlo aquí.

Váyanse a la concha de su madre con su cagada de programación, agregó fuera de cámara

Realizando un breve resumen por los puntos más importantes:

  1. Descienden el último de la tabla anual, y el último de los promedios entre los torneos 2019 (pondera 60%) y 2020 (pondera 40%). Los penúltimos de ambas tablas (o antepenúltimo si se repite algún equipo, tomando como prioridad la tabla anual) juegan una serie de definición para ver quién es el tercer descendido.
  1. La “línea de flotación” de los promedios es 1.200, lo que se traduce en 41 puntos en los 34 partidos de la tabla anual. Si los equipos logran 41 puntos al final del torneo y 1.200 de promedio acumulando ambos torneos, están salvados.
  2. Podemos dividir los equipos del torneo Planvital en 3 grupos:
    1. Los recién ascendidos Wanderers y La Serena, los cuales no “heredan” la campaña 2019 por lo tanto al lograr 41 puntos también cumplen con el objetivo del promedio.
    2. Los equipos que no alcanzaron 1.200 de promedio en el torneo 2019 y por lo tanto deben conseguir más que 41 puntos para salvarse este torneo: Antofagasta (necesita 45 puntos), Curicó (47), Iquique (51), U. de Chile (51) y U. de Concepción (54).
    3. Los 11 equipos restantes que sí lo lograron y por lo tanto con 41 puntos este torneo están libres de cualquier peligro.
  3. En base a esto armamos una tabla “invertida”, que muestra cuántos puntos le faltan a cada equipo para asegurar su propia salvación. Mientras más puntos le falten a un equipo y menos le queden por disputar, más complicado estará con el descenso.

La tabla de fin de año 2020, tras los resultados de los 7 partidos de la fecha 26 que se pudieron jugar y de los partidos recuperados de las fechas 22 y 23 (quedando todavía 9(!) partidos pendientes para ponernos al día) es la siguiente:


En este momento están descendiendo Colo Colo (22 puntos, último en la tabla anual) y Deportes Iquique (último en los promedios con 1.050 entre ambos torneos), con Coquimbo Unido (26, penúltimo en la tabla anual) y Universidad de Concepción (1.052, penúltimo en los promedios) jugando la definición por el tercer descenso. No obstante, hay que considerar que albos e iquiqueños tienen dos partidos pendientes mientras que los piratas tienen solo uno y los penquistas ninguno, por lo que este escenario podría cambiar cuando se pongan al día.

También podrán notar que generamos un simpático código de colores(?) en la tabla que les permite entender claramente quiénes están hasta el pico cuello, quienes con un riesgo considerable, quienes con un riesgo menor y quiénes ya están salvados.

Veamos ahora las principales interrogantes que pueden tener los lectores:

  • Iquique y la U. de Concepción necesitan casi un 100% de rendimiento. Si no lo logran, ¿significa eso que ya no tienen salvación? En estricto rigor, si bien entre ambos es muy probable que mínimo uno descienda y otro juegue la promoción, incluso no logrando ese rendimiento perfecto todavía tendrían posibilidades de salvarse. El tema es que ya no dependerían de ellos mismos sino de que alguno de los otros equipos que están en la zona de riesgo de los promedios (U. de Chile, Everton, Curicó, Wanderers o La Serena) terminen con un promedio aún peor, y que aún así esa campaña no signifique que desciendan por la tabla anual en vez de por los promedios: es decir, requerirían que como mínimo 2 equipos sumen poquísimos puntos en lo que queda, y al menos uno de esos 2 equipos debe venir del grupo detallado arriba. En definitiva: no es imposible que se salven de todo, sino extremadamente improbable.

La pelota es el Plan Vital

  • ¿Qué pasa con Colo Colo? ¿Cuán complicado está? Partamos por decir que en cuanto a promedios, los albos no corren ningún peligro: su buena campaña 2019 (donde salieron segundos) y los puntos que han sumado en lo que va de este año les garantizan un promedio mínimo de 1.259, bastante por sobre la zona de peligro así que no deben preocuparse de hacer cálculos complicados. El problema es que considerando la tabla anual son por un considerable margen el peor equipo del torneo y están a más de un partido de poder siquiera alcanzar al penúltimo. Para llegar al 1.200 el popular requiere un rendimiento de más del 63% en los 10 partidos que les quedan (19 puntos, es decir como mínimo 5 triunfos y 4 empates), y si no lo logra pasará a depender de una aún peor campaña en la tabla anual de otros 2 equipos en peligro como Coquimbo (que le lleva 4 puntos), Iquique (5), O’Higgins (6) o Audax (7). Entonces, respondiendo concisamente (?): sí, está complicado, pero todavía tiene un pequeño margen que le permite depender de sí mismo.

 

  • ¿Y con la U? ¿Tiene asidero el temor de la hinchada azul? Partamos diciendo que la probabilidad de que la U baje directo como el equipo con peor promedio es bajísima. Dependería de que tanto la U de Conce como Iquique le remonten 9 y 10 puntos respectivamente en las fechas que quedan; o bien, que uno lo logre y el otro tenga una campaña tan mala que se convierta en el último de la tabla anual y no cuente para la tabla de promedios. Pero si solo uno de esas 2 cosas ocurre y los azules no son capaces de “pillar” a otro equipo en la tabla de promedios (los más cercanos son Curicó y Everton a 6 y 7 puntos respectivamente), el cuadro estudiantil dependería de un milagro (en realidad, un tropezón gigantesco de Wanderers o La Serena) para salvarse del partido definitorio. En conclusión: la posibilidad de que la U descienda directo es ínfima, pero la de que juegue la definición no es para nada despreciable, y no depende tanto de ellos(!). Deben concentrarse en conseguir un rendimiento del 55,55% en las 9 fechas que les quedan (15 puntos, es decir mínimo 3 triunfos y 6 empates) y en alcanzar a Curicó y Everton para reducir esa opción al mínimo.

Se viene la final del mundo por el descenso papáh

  • ¿Cómo es eso de que a la U le pueda convenir perder ante Iquique o U. de Conce? No tiene sentido. Tristemente sí tiene algún sentido, y es uno de los problemas que se generan cuando se usan los resultados de 2 tablas distintas para decidir clasificaciones o descensos. Si la U no consiguiera salvarse por sí misma le conviene que los 2 equipos antes mencionados no la alcancen, pero tampoco les conviene que sean colistas de la tabla anual pues en la práctica el resultado sería el mismo que si los alcanzaran: los azules quedando en zona de partido de definición. Si hay una posibilidad cercana de esto en la fecha en que se juegue el partido, les podría llegar a convenir empatar o perder. Así con los torneos creativos (?)

 

  • ¿Hay opción de un Superclásico en el partido definitorio? La respuesta corta es sí, puede darse, y ni siquiera necesita una combinación de resultados tan remota: para que suceda debe cumplirse que no haya cambios, remontadas o caídas significativas de Colo Colo, la U y de ninguno de sus rivales directos en la tabla menos uno: Iquique o U. de Concepción. Si los Dragones Celestes y/o los del Campanil hacen una campaña tan mala que los condena a ser colista de ambas tablas descenderán uno por la tabla anual y otro por el promedio de 2019-2020, cayendo los cupos de la definición del último descenso en los equipos que inmediatamente los anteceden en la tabla. Hoy, esos son Colo Colo (tabla anual) y Universidad de Chile (promedios). Igual, es un escenario absolutamente evitable: ambos pueden salvarse alcanzando a otro rival directo en las fechas que quedan, o bien puede ser que ni Iquique ni U de Conce se desmoronen hasta el último lugar de la tabla.

El pájaro vuela (?) a la A

  • ¿Pueden U. de Conce e Iquique ser últimos y posibilitar todo esto? Con los auriazules se ve más difícil dado que hoy le llevan 9 puntos de ventaja al colista con 8 fechas por jugar más partidos pendientes, pero en el caso de los nortinos no se ve tan lejano: le sacan apenas 5 puntos al colista, apenas han ganado un partido de los últimos 7 (justamente a la U de Conce, que se “benefició” de no hundir tanto en la tabla a su rival directo) y tienen un calendario muy duro que incluye pocas localías (ante equipos peleando el título o el descenso) y muchas salidas (siendo que Iquique es uno de los peores visitantes del torneo). Además, siempre está el riesgo de que si se consumara su descenso en una tabla podría “botar” el resto de los partidos afectando su posición en la otra (y con eso decidiendo quién más desciende o juega la definición(!)). En fin, reiteramos la crítica a este formato: más allá de que sea difícil de entender, el problema es que no genera a todo evento el incentivo a no dejarse perder.

 

  • Los recién ascendidos Wanderers y La Serena, ¿Ya se salvaron? Con las últimas fechas han mejorado su opción de lograrlo, pero todavía no. De hecho, al resto de equipos en peligro les conviene que papayeros y caturros tengan la peor campaña posible, porque eso “bajaría” la línea de salvación desde el 1.200 de promedio hasta un valor menor. Como sea, ambos están a 8-10 puntos en 8-9 fechas de salvarse, un objetivo accesible si consideramos el rendimiento que han obtenido hasta ahora.

Juegan con fuego y con el reglamento los Tanos

  • ¿Quién más peligra? Además de los que cargan malas campañas del 2019, los que están al final de la tabla en esta o quienes por ser recién ascendidos ponderarán más en lo que queda de torneo, puede haber otros equipos en peligro por su tendencia de los últimos partidos. Por ejemplo, Curicó lleva 3 derrotas consecutivas (y no tiene cuenta de ahorro por el año pasado), y Audax Italiano solo ganó un partido de sus últimos 8. Coquimbo con un triunfo se recuperó de 4 derrotas consecutivas, pero el factor físico por semifinal de la Sudamericana les puede jugar en contra.

 

  • Nilton, 1.200 de promedio es demasiado alto; definitivamente se salvarán equipos con menos de 41 puntos. ¿Por qué no usas otra “línea de flotación” más baja? En mi defensa(?) nunca dije que alguien que no alcance ese promedio está descendido, sino que cuando no lo logra pasa a depender de que haya 4 equipos aún más pencas. En cualquier caso, el análisis no cambiaría demasiado si bajamos la línea de flotación a 1.150 promedio (40 puntos) o 1.100 (38 puntos). Para demostrarlo dejo las siguientes tablas viendo precisamente esos escenarios:

Como pueden ver, ninguno de los equipos ni del grupo de los ascendidos ni del grupo de los que alcanzaron los 1.200 el torneo pasado cambian su situación. Los 5 equipos a los que este cambio les afecta son los que estuvieron por debajo de ese promedio el año pasado, pero prácticamente no hay cambios significativos: Iquique sigue siendo el más complicado, U. de Conce pasa de ser el segundo al tercero en esa lista, la U. de Chile pasa del quinto al sexto y Antofagasta sigue en el mismo lugar. El único que cambia significativamente de posición es Curicó, lo que se da porque está en el sector de la tabla que tiene más equipos agolpados en pocos puntos. No obstante, aún así los torteros simplemente pasan de la medianía de la tabla a una posición más segura. En resumen, no hay muchos beneficios en bajar el promedio de 1.200 que tomamos como referencia, y sí el peligro de que un equipo que aparezca “salvado” podría terminar descendiendo.

  • ¿Por qué haces esto si todos sabemos que el torneo se va a suspender y vendrá otro perdonazo? No lo sé muy bien, creo que soy un fan de las causas perdidas(?). Puedes dejar tu teoría en los comentarios.

Esto es todo por 2020, les deseamos a los UGiles un feliz año nuevo y continuaremos con estas entregas el 2021. Si tienes alguna duda o consulta sobre el descenso no dudes en consultar (?) en los comentarios para que podamos preguntarles atenderlo.