Campeonato Nacional 2020 – Todos a la B

1751 0

Nueva edición del post favorito de Ricardo Caruso Lombardi y del profe Marcoleta para ver a quien dirige en 2021, sobre el Campeonato Nacional 2020, la parte baja del torneo y los promedios: Todos a la B. Don Nilton_Nillas, Phd en Ascensorismo(?) nos trae las últimas novedades en torno a los promedios, luego del paso de las fechas 23 y 24 (con un partido pendiente que no trasciende entre Cobresal y Unión La Calera) y muchos duelos suspendidos que dejarán transitoriamente todo el análisis en jaque. En el caso de que quieran revisar el post original y ver toda la física cuantica(?) aplicada por los genios de la ANFP para determinar a los descendidos, pueden verlo aquí.

RECORDANDO LAS REGLAS

Como era la cosa…¿Son dos descendidos? 

Realizando un breve resumen por los puntos más importantes:

  1. Descienden el último de la tabla anual, y el último de los promedios entre los torneos 2019 (pondera 60%) y 2020 (pondera 40%). Los penúltimos de ambas tablas (o antepenúltimo si se repite algún equipo, tomando como prioridad la tabla anual) juegan una serie de definición para ver quién es el tercer descendido.
  2. La “línea de flotación” de los promedios es 1.200, lo que se traduce en 41 puntos en los 34 partidos de la tabla anual. Si los equipos logran 41 puntos al final del torneo y 1.200 de promedio acumulando ambos torneos, están salvados.
  3. Podemos dividir los equipos del torneo Planvital en 3 grupos:
    1. Los recién ascendidos Wanderers y La Serena, los cuales no “heredan” un promedio desde el torneo 2019 por lo tanto para ellos ambos objetivos son el mismo.
    2. Los equipos que no alcanzaron 1.200 de promedio en el torneo 2019 y por lo tanto deben conseguir más que 41 puntos para salvarse este torneo (Curicó, Antofagasta, Iquique, U. de Chile y U. de Concepción).
    3. Los 11 equipos restantes que sí lo lograron y por lo tanto con 41 puntos este torneo están libres de cualquier peligro.
  4. De los 5 equipos que necesitan conseguir un puntaje adicional para quedar en línea, para estar tranquilos al final del torneo necesitan sumar:
    1. Antofagasta: 45 puntos
    2. Curicó: 47 puntos
    3. Iquique: 51 puntos
    4. U. de Chile: 51 puntos
    5. U. de Concepción: 54 puntos
  5. En base a esto armamos una tabla “invertida”, que muestra cuántos puntos le faltan a cada equipo para asegurar su propia salvación. Mientras más puntos le falten a un equipo y menos le queden por disputar, más complicado estará con el descenso.

La nueva tabla tras los resultados de los 6 partidos de la fecha 24 que se pudieron jugar (habiendo todavía partidos pendientes de las fechas 21, 22 y 23) es la siguiente:

En este momento están descendiendo Colo Colo (21 puntos, último en la tabla anual) y Deportes Iquique (último en los promedios con 1.070 entre ambos torneos), con Coquimbo (23, penúltimo en la tabla anual) y U. de Concepción (1.075, penúltimo en los promedios) jugando la definición por el tercer descenso. No obstante, hay que considerar que Iquique y Colo Colo tienen un partido pendiente mientras que Coquimbo Unido tiene dos, por lo que este escenario podría cambiar rápidamente.

Hay que considerar que a medida que va avanzando el torneo, se va cerrando la brecha de lo que cada equipo PUEDE alcanzar. Miremos el caso de la U. de Concepción, que este año ha hecho una campaña aceptable pero arrastra el yunque de su temporada 2019 donde ni siquiera alcanzó el 1.000 de promedio. Por esto, a falta de 10 partidos por disputar los del campanil deberían obtener 24 puntos de 30 posibles (es decir, un 80% de rendimiento) si quieren alcanzar un promedio de 1.200. Si no lo logran, su única salvación es que otros metan una campaña aún peor (los candidatos naturales son Iquique y U. de Chile por sus también malos promedios del 2019 -de hecho hasta ahora los dragones celestes son los que están descendiendo directo-, y La Serena y Wanderers que se la juegan toda en este único torneo y están abajo en la tabla).

El caso ruletero

¡¿Qué otro año complicado con el descenso?!

Hay otro factor que no había considerado en el análisis anterior y es el caso de Everton. Mientras los otros 10 equipos que alcanzaron los 1.200 de promedio en el torneo pasado lo hicieron con bastante holgura, los viñamarinos lo lograron con el mínimo (29 puntos en 24 partidos, 1.208 de promedio) lo que quiere decir que tienen menos margen que el resto y su situación se parece un poco más a la de azules, iquiqueños y penquistas. Si llegan a los ansiados 41 puntos seguirán salvándose en cualquier escenario pero si no lo logran podrían correr el doble riesgo de descender o bien por la tabla anual o bien por los promedios.

El “salto entre tablas”

Que les vaya mal pero no tan mal (?)

Otra situación que podría pasar a amenazar a los equipos en el límite y que no consideramos en los análisis hasta ahora es el hecho de que, si un equipo se encuentra en posición de descenso en una de las tablas, no se considera en absoluto para el cálculo del descenso de la otra tabla, pasando el penúltimo de esta a considerarse como el último y así sucesivamente. Asimismo, si ocupa el último lugar en ambas tablas, solo se considerará su descenso para la tabla anual y será la tabla de promedios la que se moverá. Este “salto entre tablas” que parece tan trivial podría pasar a jugar un rol si uno de los que pelea el descenso en ambas tablas (hoy Iquique, Wanderers, La Serena, Everton o la U. de Concepción) quedara, por ejemplo, último en la tabla anual y con eso condenara a descender directo al penúltimo de los promedios (y enviaría al antepenúltimo a partido de definición). En las últimas fechas se verá si este factor puede llegar a ser decisivo y meter de forma sorpresiva a otros equipos en la pelea por el descenso.

Resumen

U. de Conce e Iquique están muy cerca de pasar a depender más del resto que de sí mismos.

La Serena y Wanderers van a estar siempre en doble peligro independiente de su posición en la tabla, hasta que lleguen a la zona de seguridad de los 41 puntos. Debido a su mala campaña 2019, Everton está en una situación parecida.

Colo Colo todavía depende de sí mismo, pero para estar tranquilo debería meter una campaña del 60% de rendimiento en lo que queda. Difícil si tras 23 fechas tu rendimiento es del 30%.

Todos los equipos que están entre los 23 y los 30 puntos están en situación de peligro por la tabla anual, pues debido a las fechas pendientes y a la poca dispersión de los equipos siempre están a uno o dos resultados negativos de la zona de descenso.

La U. de Chile tiene algo de margen gracias a las campañas de U. de Conce e Iquique, pero podrían complicarse si estos equipos suben su rendimiento o “saltan de tablas”.

U. Católica, Unión Calera y Unión Española están matemáticamente salvados. Nadie más está cerca de lograrlo por ahora.