Campeonato Nacional 2020 – Todos a la B

2422 0

Debuta una de las nuevas secciones de Ultimogol ligadas al Campeonato Nacional 2020 de Primera División, llamada “Todos a la B”. No y no se trata de un reportaje exclusivo del camino del Cacique a los potreros, sino que un post informativo sobre la tabla de promedios. En esta sección, el Phd en Ascensorismo(?) @Nilton_Nillas se encargará de facilitar la comprensión y el análisis de la Tabla de Promedio Ponderado ideada por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional para determinar quienes descenderán a la segunda categoría de nuestro fútbol. A través de esta sección se irá analizando cada dos o tres fechas del Campeonato Nacional numéricamente lo que está ocurriendo en la parte baja de la tabla y que puntos necesitan los equipos que están complicados. Pasen con calculadora a informarse y a comentar.

Así se pondrán algunos cuando capten el riesgo en el que están sus equipos

El análisis de las tablas de promedios por el descenso de por sí es complicado. El puntaje previo hace que clubes sumen y resten a distintas tasas, mientras que los recién ascendidos que tienen menos partidos que promediar suben y bajan con una variabilidad que hace casi imposible hacer análisis.

Para peor, los sucesos del año pasado que terminaron salvando a algunos equipos del descenso y ascendieron a otros ocasionaron que para el 2020 la ANFP se inclinara por un torneo que cuenta con 2 formatos distintos para el descenso que más encima ponderan distinto(!), generando confusión en las masas de equipos que no saben muy bien si estar nerviosos o no(?): la tabla anual solo cuenta una parte de la historia, mientras que la tabla de promedios cuando mucho te muestra la situación actual sin que se pueda ver cómo están promediando los equipos y su proyección en la tabla. En vista de la inutilidad de ambas tablas para poder hacerse un panorama completo del descenso -preocupación del 90% de los futboleros en Chile este año (?)- es que nace la Tabla de Salvación o La Ruta de la Bé, tratando de aclararle la mente al hincha local sobre cuán cagado está su equipo.

REGLAS

Partamos por lo primero: las reglas. De acuerdo al formato de torneo 2020 descenderán 3 equipos:

  • El último de la tabla anual del torneo AFP Plan Vital 2020 (hoy es Colo Colo con 18 puntos en 21 partidos).
  • El último de la tabla de promedios que combina el 60% del torneo 2019 con el 40% del 2020 (hoy es Deportes Iquique con 1,000 producto de 21 puntos en 21 partidos del 2020 -es recién ascendido por lo que no puntuó el 2019-).
  • El perdedor de un partido de definición entre los penúltimos de ambas tablas, pasando el penúltimo a esta definición si es que uno de los últimos de una tabla también es último o penúltimo en la otra como el caso de La Serena (hoy ese partido de definición lo jugarían O’higgins e Iquique).

ANÁLISIS NUMÉRICO

1,200 de promedio es EL NÚMERO.

Comenzando ya con el análisis en terreno, nuestro supuesto fundamental es que la salvación (es decir no quedar entre los 2 peores de ninguna de las 2 tablas y en consecuencia no descender directamente ni jugar promoción) está en el 40% de rendimiento o mejor dicho, en los 1,200 de promedio. Algunas preguntas importantes al respecto:

  1. ¿Se puede descender con ese rendimiento? Sí es posible, de hecho la U en 1988 lo hizo (aunque con 2 puntos por triunfo y no 3, lo que significa que al convertir su rendimiento de 43% a 3 puntos su promedio es de 1,1), pero es muy raro que se dé pues implicaría una tabla muy “aplastada” sin equipos que se distancien en la parte alta ni baja.
  2. ¿Se habría cumplido este promedio el 2019? El año pasado a la fecha de suspensión del torneo si bien se salvaban 3 equipos con un promedio menor a 1,200 (Antofagasta con 27 puntos, Curicó con 26 e Iquique con 25), recordemos que la fecha 25 no se alcanzó a completar y matemáticamente los 3 podrían haber terminado descendiendo tras completar esta fecha (el primer equipo en la tabla que no corría riesgo era Everton con 29, por encima del 1,200).
  3. Entonces, ¿es posible salvarse con menos de 1,200? Sí, es posible. En la mayoría de torneos (considerando los que tienen 2 o 3 descensos o bien liguilla de promoción) hay al menos un par de equipos que no alcanzan ese promedio y aún así se salvan de todo. No obstante, para eso necesitan que haya otros 2 o 3 equipos que queden realmente lejos de ese rendimiento, es decir no dependen de sí mismos sino que de la suerte de que haya alguien peor. Es decir, alcanzar el 1,200 promedio te garantizaría no depender de nadie.
  4. ¿Qué pasa si todos o casi todos alcanzan los 1,200 de promedio, aunque sea por muy poco? Es muy difícil que pase, pero si es así los descensos se definirán por márgenes muy pequeños, y en ese contexto los que tuvieron una mala campaña 2019 son los que estarían más complicados.
  5. ¿Qué pasa si nadie o casi nadie alcanza los 1,200 de promedio? Es difícil que pase, pero en ese escenario los más complicados son los que recién ascendieron, ya que no tienen un buen promedio 2019 que los “salve”. Sobre este punto y el anterior nos extenderemos más adelante.

Visto lo visto, para este análisis consideraremos que la salvación está en ese 40% o 1,200, que en este torneo 2020 está en los 41 puntos en 34 fechas (acaba de terminar la fecha 21 aunque con partidos pendientes). En base a lo anterior, los equipos que quieran salvarse del descenso deberían cumplir con los siguientes 2 requisitos:

A) llegar a al menos 41 puntos este año (1,206 promedio).

B) Tener un promedio mayor a 1,200 entre ambos torneos.

REVISIÓN DE LOS EQUIPOS

Esto divide a los equipos de primera en 3 grupos:

Grupo A: Los recién ascendidos Wanderers y La Serena. Para ellos ambos objetivos son el mismo: llegar a los 41. Tras 21 partidos jugados Wanderers lleva 25 puntos (1,190 promedio, a un triunfo de alcanzar los 1,200) y La Serena 24 en 22 duelos (1,091, a 2 triunfos). Son los que más rápido se salvan con una racha positiva (La Serena estaba muerta hace unas fechas y hoy tiene una razonable opción de salvarse) y los que más rápido pueden descender con una negativa porque para ellos un punto más o un punto menos les hace variar más el promedio al dividir por menos partidos.

Grupo B: Los 11 equipos de primera que ya alcanzaron los 1,200 en el torneo pasado y que por consiguiente les basta con alcanzar lo mismo (es decir, los 41 puntos) en este torneo para estar tranquilos, o sea, tienen el mismo objetivo que los del grupo A. Acá están U. Católica, Colo Colo, Palestino, Unión Calera, Coquimbo, Huachipato, Audax, O’Higgins, Unión Española, Cobresal y Everton. De estos hoy están por debajo de la “línea de flotación” Palestino (26 puntos), Audax (25), Everton (25), O’Higgins (25), Coquimbo (23) y Colo Colo (18) siendo este último el que está más complicado pues necesita ganar SEIS partidos para alcanzarla (Coquimbo necesita 2 triunfos y el resto solo uno).

Grupo C: Los 5 equipos de primera que no alcanzaron los 1,200 el torneo pasado y que por consiguiente necesitan hacer un esfuerzo adicional este año para “compensar” su mal torneo anterior. Acá están Antofagasta, Curicó, Iquique, U. de Chile y U. de Concepción. Dados sus rendimientos del 2019 (considerando que el 2019 vale 60% del promedio final) y usando la misma regla de 3 con la que sacaba la nota que necesitaba en el examen(?), para tener un promedio de 1,200 cada uno de estos equipos necesita en 2020 el siguiente puntaje:

  • Antofagasta: 45 puntos
  • Curicó: 47 puntos
  • Iquique: 51 puntos
  • U. de Chile: 51 puntos
  • U. de Concepción: 54 puntos

Considerando el puntaje que llevan en la temporada actual los más complicados son Iquique y U. de Concepción que necesitan 27 puntos(!) en las 12 fechas restantes para alcanzar los 1,200 (es decir, un puntaje digno de equipos peleando el título). U. de Chile necesita 18 puntos en 13 fechas (tiene un partido pendiente con U. Católica), Antofagasta 13 y Curicó apenas 10.

Agregando a este análisis los equipos de los grupos A y B que solo deben llegar a los 41 para “salvarse”, podríamos hacer una tabla de puntos que les faltan para llegar a la línea de flotación con 12 partidos por delante (descontando a un par de equipos que le quedan 13 y a la UC que les quedan 14) y tenemos que, de más complicado a menos complicado (en amarillo los que están yendo a promoción y en rojo los que descienden):

Considerando el puntaje que llevan en la temporada actual los más complicados son Iquique y U. de Concepción que necesitan 27 puntos(!) en las 12 fechas restantes para alcanzar los 1,200 (es decir, un puntaje digno de equipos peleando el título). U. de Chile necesita 18 puntos en 13 fechas (tiene un partido pendiente con U. Católica), Antofagasta 13 y Curicó apenas 10.

Agregando a este análisis los equipos de los grupos A y B que solo deben llegar a los 41 para “salvarse”, podríamos hacer una tabla de puntos que les faltan para llegar a la línea de flotación con 12 partidos por delante (descontando a un par de equipos que le quedan 13 y a la UC que les quedan 14) y tenemos que, de más complicado a menos complicado (en amarillo los que están yendo a promoción y en rojo los que descienden):

#Latabla

Como se puede ver, hay hasta 6 equipos (La Serena, O’Higgins, Audax, Wanderers, Everton y Palestino) que están a apenas un partido de caer en zona de partido de definición, por lo que la tabla está cerradísima. Interesantemente U. de Chile está salvándose de la promoción gracias a las malas campañas de Iquique y U. de Concepción, aunque cualquier derrota de La Serena (o un par de Wanderers) podrían automáticamente sacar a ambos clubes de la zona de peligro. Si esas cosas empiezan a cambiar vamos a empezar a ver cambios, por ejemplo, una racha simultánea de 2 o 3 de entre Wanderers, La Serena, la U. de Concepción o Iquique podría complicar a la U. de Chile con la promoción y el descenso.

En resumen, Iquique, la U de Conce y CC están más complicados de lo que uno cree, teniendo que meter campañas de torneos internacionales en lo que queda para estar tranquilos. La U viene justo después en la lista de preocupados. SW y La Serena son los más complicados del resto ya que deben alcanzar los puntos que les faltan o en caso contrario serán los más perjudicados al no tener una campaña anterior que les mejore el promedio. Antofagasta, Huachipato y Curicó están muy cerca de salvarse mientras que la UC y Calera ya lo lograron y la Unión Española está virtualmente ahí. Actualizaremos este análisis periódicamente para ver quién va saliendo de peligro y quiénes se van complicando.