5 reflexiones que dejó la Fecha 10 del Torneo de Primera División

677 0

Cerrada la fecha 10 del campeonato nacional, y sin mayores preámbulos, vamos a lo que nos dejó la jornada de mitad de semana de la primera división: goleadas, espectáculos dantescos de equipos grandes y una mención a cierto alcalde opus dei.

1. La cuarta en problemas

Hace muchos años que ambos equipos de la cuarta región no compartían lugar en primera división. En 2020 se rompió esa tendencia pero no está siendo un buen momento ni para piratas ni para granates, ambos en los últimos lugares de la tabla. Eso sí, lo de La Serena parece más crítico porque repiten de colistas en tabla ponderada y tabla 2020, lo que hasta ahora les asegura el retorno a Primera B.

En el caso de Coquimbo la situación parece menos dramática porque el plantel parece tener más capacidad que lo que dicen los puntos hasta ahora, amén de que trajeron a un técnico como el Coto Ribera, que ya sabe lo que es sacar a un equipo del desahucio en menos tiempo que las 20 fechas restantes (Audax en 2018). La Serena, por su parte, no está obteniendo resultados pese a que Humberto Suazo ya abrió su cuenta goleadora y aquí la responsabilidad se le podría achacar a Francisco Bozán, que insiste en un esquema que no ha dado resultados en un tercio de campeonato.

El futuro no es muy halagüeño para ambos equipos, aunque todavía quedan muchos puntos en disputa y todo puede pasar. Coquimbo ya hizo parte de la tarea, habrá que ver si La Serena hace lo propio.

2. El húmedo del gol vuelve a mojar

La última vez que hablamos de Waterman en esta sección fue en la previa a una lesión bastante fue que lo tuvo muy a maltraer por varias semanas. Meses después, Cecilio Alfonso Magdaleno volvió a echarse a su equipo al hombro y lograr el primer triunfo de la temporada. Waterman abrió la cuenta y luego asistió para el segundo gol en el minuto 93, asegurando una victoria contra uno de los equipos que pelean arriba, lo cual no es menor.

La Universidad de Concepción es uno de los equipos complicados con el descenso, dado su triste promedio ponderado al considerar el campeonato 2019 (recordemos que los puntos de La Serena no se promedian, por lo que cada victoria les sube muchos puntos al cálculo final). Por ende, Waterman le hace total honor a su nombre: es el vital elemento al que los penquistas se tendrán que aferrar si tienen que escapar del descenso.

El triunfo de la UDEC fue tan sorpresivo que incluso motivó a que el noeslaformista Alejandro Lorca sacara al baile al alcalde innombrable.

3. Insoportablemente vivos

Cobresal simplemente arrasó en El Salvador frente a Curicó Unido. El 4-0 final es posible que no haya estado en los cálculos de nadie, pero la verdad es que se trató de un marcador nada exagerado respecto a lo que pasó en el partido.

Lo curioso es que Cobresal no ganaba desde febrero de este mismo año, cuando derrotó a La Serena; desde entonces, solo empates y derrotas contaban los de Huerta. Pero el pasado miércoles se dieron un festín con un Curicó que fue un esperpento en la cancha y que generó situaciones tragicómicas como la expulsión ¿merecida? de Alex Ibacache o el casi autogol que Garcés salvó en la linea.

Cobresal ganó gracias a la inspiración de un Marcelo Cañete que se aburrió de asistir a los delanteros y de Juan Carlos Gaete, que parece haber encontrado su lugar en el mundo en El Salvador, mientras en Colo Colo los delanteros le dan pases a los guardalíneas…

4. Insoportablemente muertos

Colo Colo jugó horrible contra la U y aún así sacó un empate. Pero contra un equipo sin miedo institucional las cosas podían ser diferentes y así mismo fue: O’Higgins, sin hacer nada del otro mundo, ganó por la mínima en el Monumental con gol de Ramón Fernández, otro exazul.

Hay formas y formas de perder un partido y unas cuantas de ellas no implican dar lástima en una cancha. Lo de Colo Colo fue espantoso en casi todas las líneas, con mención especial para de la Fuente, Carmona, Costa y Blandi, autor de una incomprensible jugada ilustrada justo a continuación.

Colo Colo es, a fecha 10 del torneo, un equipo en modo muerto. Eso no implica quitarle mérito a lo que hizo O’Higgins, pero el presente de los celestes no venía siendo muy feliz por razones varias. Y si un equipo así de aproblemado es capaz de ganarle a otro sin pasar muchas zozobras, queda claro que ese otro tiene un nivel paupérrimo.

5. ¿Quién por el segundo lugar?

Con el tricampeonato decidido, hay que hablar de los que pelean por ser el “campeón del resto”. Las dos Uniones -Española y La Calera- se están peleando ese puesto y hasta ahora, los de Ronald Fuentes llevan una campaña impecable post pandemia: tres partidos, tres triunfos.

Mientras su rival calerano se hunde (????) en la inconsistencia, Unión Española solo sabe de victorias desde el regreso del fútbol: bajaron de manera impecable al puntero en el duelo de fachos aplaudepacos, luego despacharon a la Universidad de Concepción de visita y ahora hicieron lo propio con Wanderers en Santa Laura. El equipo no es una tromba ni nada por el estilo y de hecho sus triunfos han sido todos ajustados, pero siempre se las arreglan para primero incomodar y luego hacer daño al rival. Además, cuentan con un Mono Sánchez que ya parece haber olvidado sus peores tiempos -pese a que en el gol de los caturros quedó la impresión de que su ubicación no fue la mejor- y ahora se dedica a atajar tanto como payasear.

Como ya es costumbre, solo el tiempo dirá si equipos tipo UE o ULC son capaces de mantener el rendimiento y darle algo de color a un campeonato cuyo trofeo tiene toda la pinta de irse de nuevo hacia la precordillera. Lo normal es que estos equipos clase media alta duren una rueda y caigan en tramos de inconsistencias que los alejan de pelear hasta el final, pero si Cobresal ya campeonó una vez…