¿Qué pasa con los clubes chilenos por COVID-19?

964 0

Ya revisamos la situación de los países de Europa y Sudamérica por el tema COVID-19 y ahora nos toca meternos a la realidad nacional, aquella en que tenemos el mejor sistema de salud de la galaxia y en que estabamos #preparadosdesdeenero para combatir la pandemia. Además hacemos eco del anuncio del gobierno de entregar un permiso especial para que los clubes de Primera División y Primera B -arbitrariamente no aplicable para el fútbol femenino y para la Segunda División – comiencen sus entrenamientos colectivos durante la cuarentena. Los invitamos a revisar este post de ULTIMOGOL.CL con todo el resumen de lo que ocurre en el Fútbol Chileno.

En el viejo continente, ya volvieron las cuatro de las cinco ligas TOP de Europa salvo la Ligue 1 que terminó en forma anticipada. En este lado del charco, todo está suspendido y sin pronta resolución, salvo el particular caso de Paraguay. El país de José Luis Félix Chilavert y José Saturnino Cardozo tiene 0 muertos hace rato y  este fin de semana vuelve el fútbol profesionalimpactante para ser un país de albañiles y prostitutas. En Brasil también se juegan los torneos estaduales. ¿Cómo pinta la situación en nuestro país?

YA VOLVIERON A ENTRENAR

Es más difícil contagiarse si no tienes hinchas. PENSAR.

El primer equipo que volvió a las prácticas fue Cobresal en la localidad de El Salvador. Como no hay casos positivos, el plantel se entrena en grupos pequeños, día por medio, sin mayores inconvenientes desde la segunda quincena de abril. A partir de la próxima semana comienzan a entrenar con normalidad. Huachipato fue el segundo equipo que retomó los entrenamientos, desde el primer día de Junio en el Estadio CAP. Comenzaron con un entrenamiento parcializado en 7 jugadores y adoptaron medidas ordenadas por el Seremi de Salud de la Región. Originalmente, el día primero de junio se iniciaron los entrenamientos y la autoridad sanitaria quería suspenderlo, negándose el club acerero y continuando con sus rutinas. Posteriormente ajustó las prácticas a las medidas sanitarias respectivas.

En la segunda quincena de junio se produjo el retorno de Everton y Universidad de Concepción, que volvieron a ponerse los cortos(?). La práctica de los ruleteros fue a media máquina en el recinto de Concón porque sólo contó con jugadores que no viven en las comunas encuarentenadas de Valparaíso y Viña del Mar. En Concepción, el Campanil se entrenó en grupos de 8 jugadores y antes de ingresar al complejo camino a Penco se les midió la temperatura corporal. También lo acompañaron las escuadras de la IV región: La Serena comenzó los entrenamientos en esa semana y Coquimbo Unido volvió el 19 de junio luego de tener un contagiado en el plantel y no poder retomar las prácticas justo por las lluvias. Unión La Calera también se integró a los entrenamientos presenciales, teniendo como consecuencia la lesión de Sebastián Sáez.

LOS QUE PODRÁN EMPEZAR A ENTRENAR Y TIENEN ALGO DE RECORRIDO

Como mencionamos, con la autorización del Gobierno todos los clubes que están en comunas en cuarentena podrán volver a entrenar con un permiso especial y cumpliendo con la normativa sanitaria. Hay algunos clubes que podrán retomar sus entrenamientos como es el caso de Deportes Antofagasta y O’higgins, que alcanzaron a poner sus pies en la tierra para algunos entrenamientos durante junio, pero volvieron a encerrarse debido a las sendas cuarentenas decretadas en sus respectivas comunas. Curicó Unido fue autorizado para volver pero justo en la misma semana se decretó cuarentena.

Volverán a las prácticas por primera vez los planteles de Deportes Iquique, Palestino, Santiago Wanderers, Union Española, Universidad Católica y Universidad de Chile. Respecto a los elencos de la Primera B, clubes como Rangers y Puerto Montt volverían a entrenar en forma presencial. Estos elencos tienen una leve ventaja, toda vez que durante la pandemia continuaron entrenando en forma telemática. Al menos, sus futbolistas siguieron las órdenes e instrucciones del cuerpo técnico y han mantenido la relación laboral, aunque con acuerdo con sus planteles, rebajando algunos los sueldos durante el período de excepción constitucional (siguiendo las directrices de la FIFA en esta materia). Una buena cantidad de equipos como Universidad Católica, Unión La Calera, Huachipato, Coquimbo o Curicó Unido mantuvieron sus sueldos.

LOS QUE PARTEN DESDE CERO

No todos los que volverán a los entrenamientos estarán en igualdad de condiciones, particularmente porque algunos se acogieron a la normativa laboral aprobada durante los primeros meses de la pandemia. Algunos clubes se acogieron a la Ley de Protección al Empleo, generando una suspensión de la relación laboral de los jugadores y cuerpo técnico. En palabras simples, el contrato de trabajo sigue vigente pero los jugadores no pueden recibir ordenes, ni entrenamientos vía remota ni ningún otro tipo de instrucción. A cambio, el empleador se ahorró las remuneraciones.

Es probable que los jugadores hayan entrenado por su cuenta en sus hogares (mal que mal su pega depende de estar en un buen estado físico) pero no faltaran los pajeros aquellos que no lo hicieron con tanta intensidad. En el mejor de los casos, tampoco ha existido una planificación física coordinada y uniforme en todos los jugadores del plantel. A ello hay que agregar que, como los contratos estaban suspendidos, retomar las actividades se demorará un poco más, considerando que se tienen que hacer los exámenes médicos preventivos.

El caso más emblemático fue el de Colo Colo, cuyos dirigentes actuaron como si se tratara de un equipo de Segunda División Por Zorras. Pero no sólo ellos, sino que una buena parte de los equipos de la Primera B. El más bullado fue el de Deportes Temuco (duró hasta mediados de junio), junto a otros como Ñublense Kiblinsky eres una rata, Cobreloa, Melipilla, Deportes Valdivia y Barnechea era que no.

¿CUÁLES SON LOS PLAZOS PARA EL RETORNO?

Volviendo los planteles profesionales a los entrenamientos colectivos, pareciera ser inminente la fijación de una fecha de retorno de los torneos de Primera División y de la Primera B. Obviamente todo supeditado a la condición epidemiológica y la seguridad de todos los actores que intervienen en el fútbol. Originalmente la fecha que se fijó fue el 31 de julio como fecha de retorno, aunque todo pareciera indicar que al menos en 4 semanas se podrá reanudar el torneo. Y en todo caso estará sujeto a logística -principalmente viajes, coordinación de partidos y hospedaje-, considerando si es que hay clubes que están todavía en comunas en cuarentena. En relación a eso. la ANFP ya ha publicado algunas Propuestas de Protocolo en materias ligadas a la competición profesional como «Concentración en período de competencia», «modalidades de viaje y desplazamiento de las delegaciones» y «para la preparación de los estadios para el retorno de la competencia», entre otros, a fin de avanzar lo más rápido posible en la reanudación de los campeonatos. En el futuro haremos mención a estas propuestas de protocolo. Finalmente, será la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, los Ministerios de Salud y el Deporte y las respectivas Intendencias tendrán la última palabra.