Historia de los Sudamericanos Preolímpicos

2733 0

aporte de @Nilton_Nillas

Dentro de las asociaciones deportivas a nivel mundial y al menos en lo que al fútbol se refiere, el Comité Olímpico Internacional (COI) desde hace más de un siglo es el hermano pobre de la FIFA. A diferencia de lo que pasa en muchas otras disciplinas, la gloria en el fútbol no está asociada mayormente con las competencias olímpicas, las cuales (en su afán por mantener los principios y valores originales de competencia sana y amateurismo desmedido(?)) desde sus primeros años se han rebanado los sesos pensando cómo incluir adecuadamente la disciplina más popular a nivel mundial dentro de su repertorio. Sin entrar en demasiados detalles, lo cierto es que después de los torneos de fútbol en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928 en las que participaron selecciones absolutas (y donde Uruguay conseguiría el bicampeonato) el torneo entraría en un receso en 1932 y a partir de 1936 sólo se permitiría la participación de jugadores amateur o contratados por su país. La consecuencia lógica de estas medidas fue que muy pocos de los grandes equipos y jugadores de las décadas venideras disputaría el torneo, convirtiéndose éste en un paseo para los países de la órbita comunista que tenían a todos sus grandes jugadores inscritos como trabajadores estatales.

Esta misma lógica se mantendría también en los torneos clasificatorios sudamericanos que empezaron a disputarse desde 1960, ante el rotundo fracaso de ediciones anteriores como la de Melbourne 1956 (sin equipos latinoamericanos y con Egipto, Vietnam del Sur, Hungría, China y Turquía retirándose a última hora dejando apenas 11 participantes en la fase final). En consecuencia, hasta 1984 sólo podrían jugar el Preolímpico sudamericano juveniles y jugadores amateur, los que deberían disputarse 2 cupos para los JJOO. En la edición de 1987 podía jugar cualquiera, excepto si habían jugado clasificatorias o un Mundial. Desde 1992 hasta 2004 sólo se permiten jugadores sub-23. Desde 2007 en adelante el Sudamericano Sub-20 previo a los JJOO fue también clasificatorio para estos.

PRIMERAS EDICIONES: LA TRAGEDIA DE LIMA

Si bien su condición de “sudamericano” es discutible, la primera edición oficial de este preolímpico clasificatorio tendría lugar en 1960. Tras una fase previa en la que Brasil y Argentina eliminaron sin problemas a Colombia y Chile respectivamente, Perú daba la sorpresa dejando fuera a Uruguay con un 6-0 incluido (!) y se unían además México como clasificado de América del Norte y Surinam (!) como representante de Centroamérica y el Caribe, la ronda final tendría lugar en Lima, capital peruana. Lo que venía era previsible y los combinados semiprofesionales de Sudamérica eliminaron sin grandes dificultades a sus derechamente amateur rivales del norte, con lo que clasificaron Argentina (primer campeón), el local y Brasil, en ese orden. El goleador fue el trasandino Mario Desiderio, de recordado paso por O’Higgins, y uno de los jugadores más destacados del campeón era un wing derecho que corría toda la cancha y alternaba sus entrenamientos entre la juvenil y la profesional de San Lorenzo con sus estudios de medicina: por supuesto, hablamos de Carlos Salvador “Gatorei” Bilardo.

Tras la edición especial de 1960, en 1964 se repetiría la sede en Perú pero esta vez solo con equipos sudamericanos (los 7 que accedieron a participar) y con un formato tradicional para el continente en la época como era el todos contra todos a una rueda. Desde un comienzo se notó que el torneo estaría nuevamente entre los actuales campeones, los locales y Brasil, pues ya a la quinta fecha Colombia, Uruguay, Chile y Ecuador habían perdido opciones de clasificar. El torneo estaba por comenzar su sexta fecha con un partido clave: el Perú – Argentina, que podía servir a los albicelestes para cerrar su clasificación y a los incaicos para llegar peleando el torneo hasta la última fecha. Lamentablemente, en los últimos minutos de este partido, con el marcador 1-0 para la visita y tras anularse un gol de Perú en el minuto 85, dos hinchas ingresaron a la cancha intentando atacar al árbitro, los que fueron interceptados violentamente por la policía peruana. Tras esto el público se enfureció y ante la posibilidad de más distrubios la policía decidió lanzar gases lacrimógenos a la grada provocando una estampida humana hacia las salidas cerradas, muriendo esa tarde 328 personas (!!!!!!) y obligándose a la suspensión del torneo en un evento hasta hoy conocido como la Tragedia de Lima y del que pueden ver un breve reportaje y comparar con el accionar policial actual (?) por aquí: https://youtu.be/bEKarH9G_EMl. Adicionalmente, de la selección chilena (que era representada por el amateur elenco Thomas Bata de Peñaflor) se obtuvo el testimonio del arquero Daniel Lewellyn sobre ese torneo y esa debacle:

«Viajamos a Perú todo el plantel y nuestro DT José Cárdenas, más cuatro refuerzos; ninguno había salido nunca del país. Todos éramos empleados de la empresa y recibíamos salarios por nuestros trabajos, no por jugar fútbol. El único beneficio que teníamos era salir más temprano los martes para hacer gimnasia y los jueves para jugar a la pelota. Fue un hito para el club representar a Chile»

«Estaba en el estadio ese día, le anularon un gol a Perú y el público se descontroló, lanzaron gases lacrimógenos y la gente quedó aplastada en las estampidas, me tocó ver cómo a los policías los lanzaban tribuna abajo, hubo mucho saqueo. Fui uno de los últimos de la delegación en salir del estadio, yo estaba realmente muy asustado. En el hotel seguía el descontrol, gritaban ‘vamos a matar a los mapochinos’. Al día siguiente nos regresamos a Chile. Quedé con la ilusión de ir a Tokio, nos quedaba jugar todavía con Perú y Ecuador y podríamos haber dado pelea. ¿Otra anécdota? En ese viaje los dirigentes llevaban como 20 garrafas de vino para regalarlas en Lima»

Finalmente decidió respetarse el título de campeón de Argentina y enfrentar a peruanos y brasileños en un repechaje para definir el segundo cupo a un partido único en Rio de Janeiro, que Brasil ganó por 4-0.

Más información: https://es.wikipedia.org/wiki/Tragedia_del_Estadio_Nacional_del_Per%C3%BA

ERA AMATEUR: INESTABILIDAD, DESERCIONES Y CEBOLLISMO CAFETERO

Tras el caos de Lima 1964, el torneo volvería en 1968 con una nueva sede: Colombia. Jugándose en cuatro ciudades (Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla), el torneo se jugó con solo 8 equipos divididos en 2 grupos ante las ausencias de Argentina y Bolivia. Tras una fase inicial predecible (con Chile, Venezuela, Perú y Ecuador quedando eliminados), en plena fase final se vendría un arrugue notable: el local ganó sus 2 primeros duelos por 4-2 y 2-0 ante Paraguay y Uruguay respectivamente, sirviéndole un empate o incluso una derrota por un gol en el partido final ante Brasil (que, tras perder con Uruguay en la primera fecha, seguía vivo tras ganar por walk over (!) a Paraguay) para obtener el título. No obstante, el cansancio de la campaña pudo más y la más descansada visita se impondría por 3-0, llevándose su primer título y la clasificación dejado a los locales conformándose con clasificar a los JJOO.

En 1971 se volvería a disputar el preolímpico en Colombia, esta vez con 3 sedes (las mismas que antes menos Barranquilla) y 10 equipos divididos en 2 grupos. En el grupo A Brasil y Argentina superan con facilidad a Bolivia, Ecuador y Chile mientras que en el B Perú y Colombia sobreviven a una mayor oposición de Uruguay, Paraguay y la colista Venezuela. La fase final es muy estrecha y Brasil consigue imponerse tras dos estrechas victorias ante Argentina y Perú luego de su igualdad inicial ante los locales (quienes obtendrían el segundo cupo gracias a 3 empates). Por el Scratch empieza a mostrar su talento un adolescente Arthur Coimbra, más conocido como Zico (en la foto el tercero arriba de izquierda a derecha).

La siguiente edición se disputaría en Brasil en 1976, en tiempos de guerra fría y con bloqueos abiertos a la competencia. Sólo 6 equipos participan en grupo único disputado en Recife y Brasil consigue el tricampeonato cediendo puntos sólo ante la selección de Uruguay, que salió segunda y renunció a asistir a los JJOO invitándose luego a una Argentina (que jugó con los juveniles de Newell’s Old Boys quedando incluso en el equipo ideal del torneo un joven Marcelo Bielsa (!)) que también desistió. Al final se invitó a Cuba en ese puesto.

El torneo volvería a Colombia en 1980, participando sólo 7 equipos en un grupo único. Argentina alcanza su tercer trofeo con facilidad cediendo sólo un empate ante el local en la última fecha, el cual le sirve a Colombia para asegurar su tercer vicecampeonato en casa y alcanzar la clasificación. En cualquier caso, poco después los trasandinos se plegarían al boicot olímpico por la invasión rusa a Afganistán y serían reemplazados en Moscú por Venezuela (!), que como vemos en la imagen salió a dar cátedra de triunfos morales (?).

El torneo organizado en Ecuador 1984 sería el último con participación de únicamente jugadores juveniles y sin contrato profesional, y sería también el más corto de los torneos disputados con apenas 6 equipos, 2 grupos de 3 y ronda final donde avanzan los 2 primeros de cada triangular (!). En el grupo A Ecuador y Brasil avanzan con facilidad por sobre Colombia, y en el B Paraguay y Chile hacen lo propio por sobre Venezuela. En la fase final el Scratch mete velocidad crucero, derrota a sus 3 rivales con facilidad y alcanza su cuarto título liderado por un veinteañero Dunga y escoltado por una sorprendente escuadra chilena que consigue la clasificación a última hora gracias a una inesperada derrota de Paraguay 2-3 ante Ecuador en la fecha final. Lo más llamativo del resultado es que, como resultado de la absurda calendarización del torneo local de 22 equipos de 1983 (que terminó en Abril del año siguiente),  la base de ese equipo estaba construida por jugadores sub-23 provenientes de la Segunda División (!). Algunos nombres de ese equipo son Roberto “Cóndor” Rojas, Emiliano Astorga, Franklin Lobos, Juan Covarrubias, Alfredo “Torpedo” Núñez y Sergio “Negro” Salgado. Sobre ese equipo Astorga comentaba:

«Los que estábamos en Primera éramos pocos, Roberto Rojas (Colo Colo), que debió regresar antes, Fernando Santis (Magallanes) y alguno más (N. de la R.: Francisco Ugarte de Trasandino, Miguel Alegre de Arica y Juan Covarrubias de Green Cross). Nos fuimos dos semanas antes y jugamos un cuadrangular con Rumania y Polonia, fue exigente, pero teníamos mucha motivación, representar a Chile era una oportunidad única para muchos de nosotros. Después a Los Angeles se determinó llevar otros jugadores, fue un poco injusto, porque los de Segunda hicieron el gasto y rindieron»

ERA PROFESIONAL: FIGURAS, ARRUGUES Y LONDRINAZOS

El primer preolímpico disputado por jugadores abiertamente profesionales se realizó en Bolivia en 1987, volviéndose a disputar entre 10 equipos en 2 grupos de 5 y ganando el torneo la participación de varios jugadores de importancia (esto pese a la restricción de que no podían jugar el torneo jugadores que hubieran estado en partidos de clasificatorias o mundial). Ya en el torneo, Colombia y el local partieron el torneo ganando todo, pero a la hora pasar de las sedes -Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba respectivamente- a La Paz se desinflaron ante las potencias del subcontinente, con lo que terminarían clasificando Brasil (campeón tras ganar una sufrida final a una local que campeonaba con el empate) y Argentina (subcampeón) estrechamente sobre el local. Destacaron en este torneo los argentinos Perazzo y Caniggia, el colombiano Redín y los brasileños Jorginho y Bebeto, mientras que Chile quedó tercero de su grupo y no pudo clasificar a la ronda final pese a contar con varios nombres de selección como Ivo Basay, Jaime Pizarro, Jaime Vera, Marco Cornez o Juvenal Olmos.

El preolímpico sudamericano de Paraguay 1992 sería disputado por 10 equipos en un calor infernal en Asunción, resultando campeón un gran equipo guaraní liderado por el colorado Carlos Gamarra y con ilustres como Celso Ayala, José Saturnino Cardozo y Jorge Campos (todos con pasos por Chile) destacando en el equipo dirigido por Sergio Markarián (otro que conoció nuestras tierras). También contó con una inestimable ayuda de parte del arbitraje, lo que se vio especialmente patente en su duelo ante Perú en el cual se impuso por 7-1 luego de que el colegiado chileno Carlos Robles Mella expulsara a CUATRO jugadores del conjunto incaico (Germán Pinillos, José Soto, Pablo Zegarra y Flavio Maestri) y cobrara 2 penales dudosos a favor del conjunto local. Argentina (comandada por Diego Latorre) y Brasil (que quedó eliminado en lugar del local de forma increíble al no poder vencer a Venezuela en su último partido, aunque hay que decir que un dudoso arbitraje y una tempranera expulsión los complicó) decepcionaron; mientras Chile, dirigido por Arturo Salah y con una selección con bajas (Colo Colo se había negado a prestar a Miguel Ramírez, Leonel Herrera y Agustín Salvatierra) donde destacaban Luis Musrri, Nelson Parraguez, Esteban Valencia, Juan Castillo y Rodrigo Barrera, sería un desastre y se retiraría del torneo con solo un punto y sin poder jugar su último duelo ante Bolivia debido a un temporal. ¿Qué más? Ah, sí: Colombia arrancó ganándole a todos para arrugar nuevamente en la fase final, quedando como subcampeón en lo que fue una decepción para la generación de Faustino Asprilla, Víctor Hugo Aristizábal, Jorge Bermúdez, Miguel Calero e Iván René Valenciano.

La edición de Argentina 1996 fue disputada por 10 equipos en Mar del Plata, siendo el torneo un paseo para Brasil (campeón) y los locales (subcampeones) que asistían con un equipo ampliamente superior al resto: el tridente de Ariel “Burrito” Ortega, Marcelo “Chelo” Delgado y Claudio “Piojo” López por un lado y jugadores como Roberto Carlos, Juninho y Savio demostraron ser demasiado para sus rivales. Venezuela, liderada por el golero Rafael Dudamel, sorprendió al meterse a la ronda final a costa de un Chile que pese a contar con una generación brillante (que unía a la generación sub-17 de Japón y sub-20 de Qatar con tipos con amplia experiencia en Primera como Clarence Acuña, Pablo Galdames y Marcelo Salas) quedó eliminado de forma inexplicable al empatar sus últimos dos duelos ante Colombia y los mismos llaneros.

El 2000, 10 equipos se dieron cita en las ciudades brasileñas de Londrina, Cascavel y Curitiba. Si bien partió con un discreto empate ante Chile en casa, pronto Brasil pondría velocidad crucero y arrasaría con el torneo contando con un inspiradísimo Ronaldinho Gaucho de tan solo 19 años. 9 goles anotaría Jar Jar para un Scratch que además contó con el mérito adicional de clasificar a Chile a la ronda final (?), ya que la Roja estaba prácticamente eliminada tras caer 1-5 ante Colombia en su último partido y sólo el 9-0 (!!!!) de los brasileños a la misma Colombia los devolvería a la vida (https://www.youtube.com/watch?v=AxjBTfN1XoA, http://www.lamonsergadelfutbol.com/?p=4610). En palabras del improvisado DT de la Roja en el momento, Héctor “Negro” Pinto:

«Ahí pasó de todo. Nelson Acosta se tuvo que venir antes para un amistoso de la adulta y como yo era el ayudante dirigí el último partido de la primera fase, se perdió feo con Colombia (5-1) y quedamos eliminados. O casi, porque vino el 9-0, ¡un milagro de verdad! Nunca vi algo igual. Incluso ya habíamos regalado indumentaria a la gente del hotel, porque nos devolvíamos. Ni quise mirar el partido, me encerré en mi pieza, tampoco autoricé a los jugadores para que fueran al estadio, menos al mall . Solo sentía los gritos y cuando Brasil ganó llegó todo el plantel a mi habitación para celebrar. En la ronda final Chile fue otro, imposible olvidar el partidazo de David Pizarro con Uruguay, lo tuve que sacar y después no lo dejé ir a la conferencia de prensa, porque los uruguayos se lo querían comer»

En la ronda final se vería lo mejor de los chilenos que, liderados por jugadores como Pablo Contreras, Claudio Maldonado, David Pizarro, Rodrigo Tello y Héctor Tapia, lograrían dar el batacazo, golear primero a Uruguay y luego convertirse en la segunda selección clasificada tras derrotar 1-0 a la Argentina de Cambiasso, Aimar, Saviola, Milito, Placente y Scaloni con gol de Reinaldo Navia en un dramático partido final. Otros jugadores destacados del torneo fueron el peruano Claudio Pizarro y el colombiano Mayer Candelo.

La última edición hasta hoy de este torneo fue realizada en nuestro país el 2004, en las sedes de Valparaíso, Viña del Mar, La Serena, Coquimbo y Concepción. En esta ocasión Argentina conseguiría romper la mufa y volver a coronarse campeón preolímpico tras 24 años de sequía contando con un equipo quizá con menos figuras que los de ediciones anteriores (destacaban Luciano Figueroa, Carlos Tévez, Javier Mascherano y Lucho González), pero con un equipo más sólido en todas sus líneas. Tras ellos se clasificó a los JJOO la sorprendente Paraguay, que se benefició del cambio de formato para acceder desde el tercer lugar de la fase de grupos a un repechaje en el que derrotó por penales a Ecuador y luego sorprender a los favoritos Chile y Brasil en la fase final. El Scratch (que llegaba con figuras como Robinho, Diego y Maicon) fue de más a menos durante el torneo, tal como el local que partió como avión con 2 goleadas 3-0 para terminar sacando apenas 1 punto en la fase decisiva. Destacaban en esa Roja de Juvenal Olmos el golero Claudio Bravo, el defensa Miguel Riffo, los carrileros Mark González y Luis Pedro Figueroa, los mediocampistas Rodrigo Millar y Jorge Valdivia y el puntero Jean Beausejour.

La edición en suelos nacionales sería el último preolímpico propiamente tal hasta la fecha, ya que para los JJOO de Beijing 2008, Londres 2012 y Rio de Janeiro 2016 los clasificados se han definido en los Sudamericanos Sub-20 de Paraguay 2007, Perú 2011 y Uruguay 2015 respectivamente. Brasil y Argentina irían a tierras asiáticas (en una clasificación que se farreó la generación dorada chilena al mando de José Sulantay) y el Scratch junto con Uruguay al Reino Unido, mientras que albicelestes y cafeteros acompañarían a los locales con su presencia en la tierra de la samba.

CONCLUSIONES

Antes de revisar el historial de un torneo de selecciones sudamericanas en el cual solo 2 países clasifican, uno esperaría que la mayor parte de las veces las 2 potencias sudamericanas principales se impusieran al resto. Esto se da de forma relativa: si bien en 11 de los 12 eventos el campeón salió de entre Brasil y Argentina, en solo 3 ediciones fueron capaces de hacer el 1-2: Colombia aparece como sorpresiva tercera potencia en la categoría al resultar vicecampeón en 4 ocasiones (aunque en 3 de ellas siendo local), mientras que Chile lo logró 2 veces y Paraguay logró como local el único título antiduopolio (?) y un vicecampeonato. Uruguay y Perú también consiguieron un segundo lugar, aunque por motivos distintos eso no les sirvió para decir presente en la cita olímpica.

Con respecto a la Roja, las actuaciones ha sido tremendamente irregulares, aunque con una mejora pronunciada desde que se empezó a incorporar jugadores profesionales a partir de 1987: antes de esto en 7 ediciones Chile sumaba 6 triunfos, 8 empates y 15 (!) derrotas, mientras que después en 5 ediciones lograría 10 triunfos, 7 empates y 8 derrotas. En definitiva, estamos instalados cómodamente en la medianía de la tabla sudamericana.

RESUMEN

Se muestran país sede y año, además de los clasificados (por orden, en negrita el campeón de la edición)

  • Perú 1960: Argentina, Brasil (también clasificó Perú como tercero)
  • Perú 1964: Argentina, Perú (Nota: Brasil eliminó a Perú en una definición posterior al preolímpico)
  • Colombia 1968: Brasil, Colombia
  • Colombia 1971: Brasil, Colombia
  • Brasil 1976: Brasil, Uruguay
  • Colombia 1980: Argentina, Colombia
  • Ecuador 1984: Brasil, Chile
  • Bolivia 1987: Brasil, Argentina
  • Paraguay 1992: Paraguay, Colombia
  • Argentina 1996: Brasil, Argentina
  • Brasil 2000: Brasil, Chile
  • Chile 2004: Argentina, Paraguay

Relación de títulos y subcampeonatos de cada país:

  • Brasil: 7-1
  • Argentina: 4-2
  • Paraguay: 1-1
  • Colombia: 0-4
  • Chile: 0-2
  • Uruguay y Perú: 0-1

Clasificaciones a los JJOO a través del Preolímpico:

  • Brasil con 9
  • Argentina con 5
  • Colombia con 4
  • Chile y Paraguay con 2
  • Perú y Venezuela con 1